Seguidores

sábado, 3 de marzo de 2012

LAS PATATAS RELLENAS DE MI ABUELA.


Querida madre: Ayer por la tarde he hablado con Willi, me ha dicho que este fin de semana no vendrán a vernos, se van a esquiar a Baqueira Beret (Lérida) llevarán a Marieta para que disfrute en una pista de nieve. Le han comprado todo el equipo para que no pase frío ¡cómo me gustaría verla!

Estuvimos largo rato hablando. Ya sabes que siempre se preocupa por mi blog y se le ocurrió preguntarme qué iba a preparar esta semana, no supe contestarle, aún no tenía nada en mente, pero de pronto…. De él surgió la idea, me dice: ¿por qué no haces las patatas rellenas de tu abuela?

A partir de ese momento, no he dejado de acordarme de ella.

Las patatas, madre mía, yo no sé cómo las hacía, era tan pequeña… pero si recuerdo aquellas que tú ponías y me decías: ¡hija! Hoy voy a hacer unas patatas rellenas, tan ricas, como aquellas que preparaba tu abuela.

A ti, madre, te temblaba la voz cada vez que hablabas de ella, hoy me pasa a mí lo mismo, menos mal que mi pluma no tiembla, sería incapaz de hablar, la emoción frena mi lengua. Madre mía, cuando te escribo y aunque no lo pretenda, noto que se humedecen mis ojos de tantos recuerdos y vivencias.

Hoy, quiero dedicarle a tu madre, que es mi abuela, unas letras hechas verso que han brotado de dulces recuerdos guardados en el baúl de mi infancia bella.

PARA MI QUERIDA ABUELA

Perdida llevo la cuenta
De los años que han pasado
Y la pena que he sentido
Creí haberla olvidado.

Abuela, abuela mía
Tu recuerdo ha despertado
Imposible de borrarlo
Sólo esta adormilado.

Lo tenía reprimido
Con los recuerdos de antaño
Cuando tú, siempre a mi lado
Me llevabas de la mano.


Abuela, abuela mía
¡Cuánto yo te he llorado!
No entendía por qué un día
Tú ya te habías marchado.


Paso a preparar la receta de la abuela:


INGREDIENTES: 250 grs de carne de ternera picada, la misma cantidad de carne de cerdo, sal, dos dientes de ajo, perejil, tres cebolletas, una buena copa de vino blanco, dos hojas de laurel, patatas (se recomienda elegirlas todas de tamaño similar, si fuesen grandes, hay que partir cada una en dos), dos pimientos verdes italianos, harina, aceite y agua.

PREPARACIÓN:


1- Mezclar los dos tipos de carne. Adobar con ajo picado, perejil, una cebolleta pequeña picadísima y sal. Remover para mezclar bien. Reservar.

2- Pelar las patatas y con ayuda de un sacabocados (si no se tiene, se puede utilizar una cucharilla de café) hacerles un hueco profundo a cada una. Al hacer el hueco, sacaremos unas bolitas de patata, reservarlas también.

3- Rellenar el hueco de cada patata con la carne, enharinar esa parte, sacudir un poco la harina sobrante. Como nos quedará carne, haremos con ella unas bolitas pequeñas, enharinarlas y reservar.

4- Poner una sartén al fuego con aceite de oliva, cuando está caliente, ir poniendo con cuidado las patatas por el lado de la carne, es para que se selle esa zona, se les da la vuelta y acto seguido se retiran.

5- Dorar en el mismo aceite las albóndigas, retirar y reservar.

6- Colar el aceite sobrante, pasarlo a otra sartén y rehogar en él las cebolletas y los pimientos muy picaditos. Cuando casi están, se añaden las bolitas de patata y se rehogan con la cebolla y pimientos.

7- Cubrir con este sofrito el fondo de una cazuela plana y grande. Encima ir colocando, sin amontonar, las patatas con la carne sellada hacia arriba, rellenar los huecos con las albóndigas, poner las dos hojas de laurel, regar con el vino blanco, poner el punto de sal y cubrir con agua.

8- Dejar cocer lentamente, sin prisa, a fuego lento.

9- Cuando la mayor parte del agua se ha evaporado, la salsa coge cierta consistencia y la patata está tierna, habremos encontrado el punto exacto para retirar la cazuela del fuego y servir estas exquisitas patatas.

Hoy han venido Alexis y Laura a comer, me dijeron muchas veces que estaban riquísimas, dejaron el plato brillante.

Como a Alexis le encanta el huevo cocido, las he decorado con él.

Ya acabo, es tarde y no quiero que Anthony se impaciente.

Te mando un fuerte abrazo junto con el cariño de toda la familia que tanto te recuerda.

                                 Kasioles



109 comentarios:

  1. ¡Hola! hermoso escrito a la abuela, en mi familia dicen que físicamente cada día me parezco más a ella, para mi es su recuerdo que sigue vivo en el corazón.
    La receta me parece deliciosa y muuuy laboriosa,me gusta la cocina pero últimamente estoy muy vaga, de todas formas con tu permiso la copio para compartir con mi hija.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola como estan ustedeeees bien no? Yo no lo sé pues hoy he madrugado por que un pajarito me ha despertado diciendome que tenia unas patatas riquisimas,¿Que si las queria probar?Y como las patatas menos crudas de todas formas me gustan eme aqui dispuestos para darme un festin.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Kasioles, que recuerdos tan bonitos, entrañables dejan las abuelas, y como se sigue la tradición de madres a hijas, quizá porque no queremos y no debemos, bonito es trasmitir todo de lo que nos llenan, que es mucho.

    Una buena receta, nada difícil y para hacer amenudo.

    Un fuerte abrazo y un enorme beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola querida Kasioles,muy bonito lo de tu abuela,y lo que le cuentas a tu dulce madre.

    La receta tiene una pinta esquisita,me la llevo,me gustará hacerla para cuando tenga invitados que seguro les gustará : )

    Pasa un bonito fin de semana.

    Abrazos y besos con cariño de mi alma a la tuya.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa ,
    tu blog me encanta !!!
    besitossssssss.

    ResponderEliminar
  6. Leerte a estas horas es inhumano,porque ya va apeteciendo dar algún bocado.
    Las haré,que seguro que están riquísimas.
    Y qué decirte de la emoción que desprende tu poema hacia tu abuela.
    Está lleno de ternura.
    Me chifla tu blog,¿te lo he dicho ya?
    Pues eso :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola que delicia y que adecuado para el invierno, me llevo la receta y las voy a preparar, me encantaron.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. El plato tiene que ser una gozada probarlo!!! El poema a tu abuela conmovedor y tierno..y me encanta tu dialogo o coloquio con tu madre..todo esto hace atrayente el pasar por tu blog, te felicito es una delicia aprender a hacer cosas deliciosas un besazo de Begoña

    ResponderEliminar
  9. Hola Kasioles hermoso poema en homenaje a tu abuela
    La receta es parecida a la qe hacia mi madre, pero no las sellaba previamente, buena idea
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Deben estar sabrosísimas esas patatas de la abuela.
    Has conseguido conmoverme y emocionarme, pues no solo me has hecho reflexionar en mi abuela, sino también en los sentimientos que mis nietos y yo nos inspiramos mutuamente, tal vez, deje esa huella tan hermosa como la que tú vives en el recuerdo.
    Eres genial!
    Un beso querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. Kasioles, no me cansaré de decirte lo amorosa que eres.
    Les recuerdas con tanto amor, tanta delicadeza, que es imposible que mueran.
    Cuando leo tus palabras a tu madre y ahora a tu abuela, me emociono.

    Besos y que aproveche!!!

    ResponderEliminar
  12. Qué pinta tienen esas patatas! Creo que tendré que experimentarlo. Gracias Kasioles, eres increíble. Me encanta tu blog siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Tus escritos son muy enternecedores y por allí hacen escapar una lagrimita a quienes te leemos.
    Pasando a las patatas rellenas( por aquí las llamamos papas) hace unos años atrás se hacían, pero el apuro de la modernidad en la que todos andamos ha hecho que no se prepararan más.
    Saludos desde mi blog de NUTRICIÓN
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Hola Kasioles,
    Sabes me han pasado dos cosas que me han dejado mas que sorprendida y algo emocionada.

    La primera que estaba pensando ¿como hago para llegar a tu blog? Cuando entro justo tu mensaje, así que ya te sigo para no perderte.

    Pero esta entrada me supero y me alegro el día, tu dirás y a esta que le ha ocurrido?

    Mi abuela materna Italiana ella, que se fue cuando yo a penas contaba con diez años, preparaba esta comida que a mi me encantaba, recuerdo que todos los viernes de invierno al llegar del colegio, ella me esperaba con este plato.
    Mi madre no lo recordaba y yo me resigne a no conseguir la receta.

    Y tu me la has devuelto, hasta siento el aroma tan especial.

    ¿Me la puedo copiar?

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Me encantan estas patatas, tienen que estar riquísimas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  16. Kasioles,qué bueno que tu recuerdo y cariño a tu abuela,que manifiestas en esta bonita poesía,te haya traído tan apetitosa receta,que voy a copiar ahora mismo,amiga.
    Es un placer pasar por tu blog,y nutrirnos emocional y físicamente.Qué bien llevas ese equilibrio cuerpo y alma entre tierra y cielo...Eres una maestra,amiga
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu constancia,tesón,cercanía y generosidad...
    FELIZ FIN DE SEMANA,KASIOLES.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Kasioles con tu permiso te copio la receta me parece fácil de hacer y deben estar buenísimas.

    El poema que le has dedicado a tu abuela es enternecedor y en el dejas ver el gran cariño que le profesabas.
    Un placer pasar por tu blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Has logrado otra vez emocionarme, ¡qué bonita carta!
    Tmbién me he acordado de mi madre, porque hacía también patatas rellenas exactamente iguales qiue las tuyas, sólo se diferencian en que ella no le ponía albóndigas.
    ¡Qué tiempos!, ahora yo ni las hago por lo trabajosas que son, pero estoy pensando que en esta semana las haré en homenaje a ti, a tu madre y a la mía y por supuesto a tu abuela.
    Deseo que llegue el fin de semana para leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hoy no solo me emocionaste amiga mía, las lágrimas han sido dificiles de contener nada más leer el título de tu entrada...y luego, al ver que iban dedicadas a tu abuela, y leer ésas palabras tan bonitas que la dejas, no hubo modo de sostener el llanto.

    El domingo pasado comimos en casa de mi hermano Jesús con mi madre y con mi abuela. EStábamos mi hermano y su pareja, mi hermana Alex con su marido y la pequeña Chloe, mi madre, mi abuela, mi chico y yo. Mi cuñado, había preparado un cocido madrileño al que llenamos de elogios y mi hermano, una tarta de queso con frambuesas...

    Mi abuela, que está en una residencia y lleva tiempo sin apetito, comiendo solo lo que le llevamos cocinado de casa, se puso las botas con la comida. Y orgullosa de lo bien que estaba todo cocinado por sus nietos, le comenté que lo que yo echaba de menos son sus guisos. Su arroz con alcachofas y conejo, sus patatas estofadas y, sobre todo, sus guiso de patatas rellenas!

    Mi cuñado se interesó por ésta receta y mi abuela la recordó para nosotros...le diré a mi hermano que entren a éste maravilloso blog y aprendan a hacerlas así, con lo ricas que te han salido a tí. Y por supuesto, que nos inviten a soborearlas de nuevo junto a mi abuela...

    Gracias por tener tanta telepatía conmigo...a veces, me asusto de ello.

    Que pases una feliz semana, amiga mía.

    Besos para tí, para tu madre y también, para tu abuela: GUAPAS!

    ResponderEliminar
  20. Mmmmm...papas rellenas..."hace hambre" a estas horas!! ;)

    Emociona el cariño de un amor verdadero y fiel como es el tuyo hacia tu abuela, amiga.

    Bellos versos; receta sin igual...que hace que mi estómago se queje a estas horas reclamando saciedad...

    Besos y abrazos.
    Y un feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  21. Kasioles, qué patats más ricas, y qué bonita la poesía dedicada a tu abuela. Me ha gustado mucho. ES muy tierna y llena de sentimiento.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  22. Realmente has conmovido todos mis sentimientos.... tengo a mi hija lejos de casa por motivos de trabajo (es la primera vez que sale tan lejos) y estas papas me hicieron recordar a su plato favorito, estas papitas las voy a hacer de todas maneras, pero quiero que sepas que aquí en Perú hay un plato parecido que le llamamos papitas rellenas.... solo que la carne molida se frie con aceitunas y pasas y huevo duro y las papas se pasan por el prensa papas y se rellenan con eso.... y luego se frien y quedan riquindisisisismassssssssssssssss..... Kasioles siempre te digo lo mismo que bello tu blog y eso, pero quiero que sepas que cada una de tus palabras y el poema y todo me hace sentir como en casa.... besos ^.^

    ResponderEliminar
  23. Hola Preciosa!!!!!
    la receta como siempre, tremenda!!! pero que pinta tiene dios mio!!! y de tu abuela que decirte...que te entiendo a la perfección, yo tengo a mi abuela materna, que murió hace muchos años, siempre al lado, lo noto, es como mi angel de la guarda, además que ya me lo ha dicho más de una persona que entiende de esos temás, y es verdad!!! sé que está ahí!!! por eso yo siempre te he dicho que los que nos dejan no están en los cementerios....están en sitios mejores....sin duda.
    Mil besos amiga.
    Te quiero un montón, no lo olvides.

    ResponderEliminar
  24. Que rica y antojable se ve tu nueva receta!!! y el poema donde la raíz de generaciones de mujeres se representan en tu adorada abuela, que también es la mía en su esencia, eje del centro de la vida de casas y hogares. Voy hacer las papas rellenas el lunes Kasioles.
    Besos mi querida amiga, te mando mi cariño en la nao de la amistad desde el otro lado del océano.

    ResponderEliminar
  25. Muy parecidas las hacía mi madre. Que ricas pero cuanto currele. Yo aún no me he animado. Pero quien sabe, cualquier día doy la nota.
    Gracias por tan rica receta.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  26. Hola kasioles ,una rica receta de patatas para recordar a tu abuela y es que ademas de cocinar estupendamente escribes con un sentimiento que me encoges el corazon
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  27. Hola, Kasioles

    Las mujeres de tu familia sois muy especiales, sensibles, tiernas, fuertes, familiares, acogedoras y buenas cocineras.

    No soy muy patatera, pero también hubiera dejado el plato brillante, me lo habría comido todo de lo rico que debe de estar.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  28. Kasioles , nuevamente me hiciste llorar, de emoción con tus recuerdos y tu bello y sentido poema.
    La receta, me la llevo de todas maneras, se ven riquisimassssssssss...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  29. Nunca dejas de emocionarme, esa manera que tienes de hablarle a tu madre es entrañable.

    Dime ¿no se te deshacen las albóndigas sin ponerle huevo?. Contéstame si puedes y luego vuelvo a leerlo, es que precisamente tengo ternera picada y me gustaría hacerlas mañana.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Como siempre un post precioso ,que bonito es recordar las recetas de nuestras madres y abuelas.
    De mi abuela guardo muxas recetas ,algunas en mi memoria y no consigo recoradarlas ,otras por muchas veces que las haga nunca consigo que me salgan igual que a ella y ese sabor esta grabado a fuego en mi memoria que bonito es poder tener esos recuerdos.
    Muxas gracias por esas cartas tan bonitas que le escribes siempre a tu madre no dejas de hacer que me emocione con cada nueva entrada.
    Las patatas rellenas de carne divinisimaaaaaaaaaaas ,me has recordado unas patatas que hacia mi abuela y que no son rellenas a ver si le pregunto a mi madre si se acuerda de todos los ingredientes y las hago.
    Bicos mil y feli finde wapa.

    ResponderEliminar
  31. Una buena receta, no puede ser de otra manera un plato con tanta tradición que viene de tu abuela, solo puede estar bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Tu abuela ha tenido que ser una magnifica cocinera, pero parece que esto no se terminara nunca, pues su nieta hace maravilla en los fogones. Un beso y buen probecho.

    ResponderEliminar
  33. Querida Kasioles; Que bonitos recuerdos los de tu abuela, yo también recuerdo a la mía, solo conocí a una y a esta no le gustaba la cocina, pero a su madre si y era una gran cocinera, de ella aprendió mi madre.
    La poesía te quedo preciosa y las patatas tienen una cara para comerse el plato entero.

    un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  34. Hola soy MºJose, muy emocionante la entrada csi me caen las lagrimas,mi abuela tiene 103 años y me llena de tristeza slo pensar el dia que falte. Una receta que tienes que guardar como oro en paño besitos guapa

    ResponderEliminar
  35. Hola Kasioles, me encantan tus recuerdos tan familiares, yo extraño mucho a mis abuelas siempre con una palabra de consuelo, siempre con aquella serenidad. Me gusta el homenaje que le haces a tu abuela, Felicitaciones. Ah, y esas patatas deliciosas. Siempre que entro a tu casa salgo con hambre y llego a la cocina.

    Buenas noches querida.

    ResponderEliminar
  36. ¿Qué tendran las abuelas que tan buenos recuerdos nos dejan? El poema muy emotivo Kasioles.
    El plaot un pecado para la vista y es que creo que hasta aquí llegó el aroma, jejeje
    Ayer las hicimos nosotros en la lumbre y estaban de muerte.
    un besote guapa

    ResponderEliminar
  37. Kasioles interesante receta
    Saludos desde
    Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar
  38. La carta autentica, la poesía preciosa, y las patatas buenísimas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Hola Kasioles, aquí me tienes pues, aun no entendiendo nada de cocina, sí entiendo de sentimientos y de letras. Escribes maravillosamente bien y transmites una sensibilidad y ternura impresionante. Te admiro mucho.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  40. Alondra: Cuando yo tenía madre, en ella también veía a mi abuela. Tú tienes que sentirte orgullosa por parecerte a ella. "El que a los suyos se parece, honra merece"
    La receta sólo entretiene un poco al tener que hacer un hueco a cada patata, del resto se encargará el suave fuego.
    Si te gusta cocinar, volverás a los fogones, todos tenemos momentos de apatía.¡Animo!
    Abrazos.

    Jose: El pajarito no te ha mentido, las patatas desprenden un olor rico y tienen un sabor.... ¡qué voy a decirte yo que las he hecho y comido! Pero en serio, hechas a fuego lento, son un manjar.
    Cariños.

    Soledad: Tienes razón, yo era muy pequeña cuando la perdí, pero recuerdo ese día como si fuese ayer. Mi madre jamás olvidó a la suya y siempre la mencionaba, yo... ya ves, le escribo todas las semanas.
    La receta puedes hacerla, en confianza te digo que es riquísima.
    Abrazos en el corazón.

    ResponderEliminar
  41. lo que hacen las abuelas esta muy bueno

    ResponderEliminar
  42. Esta receta sí que la haré próximamente,ya que todos los ingrediente les gusta a mis hijos.
    A ver si el fin de semana que viene.

    Un abrazo Kasioles

    Besos

    ResponderEliminar
  43. Como diría Dora la Exploradora "Delíííícious" :)

    Saludos desde "EL DUENDECILLO DE MI COCINA"

    http://trini-recetas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  44. Se ven deliciosas esas patatas rellenas, no parece que sea muy complicado prepararlas..le díré a mi mami que las preparemos juntas, debo aprender para el día que me case jajaa.. El poema a tu abuelita es precioso.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  45. Siempre me emocionas.
    El relato se complejiza y sigues con esta nueva carta construyendo la novela que DESEO alguna vez sea editada.Pero sólo es mi punto de vista,Kasioles.
    Un abrazo para ti:Elsa

    ResponderEliminar
  46. Mi querida kasioles.
    Se me han nublado los ojos de la emoción que he sentido al leerte, es como si estubiera a tu lado escuchando como emocionada me cuantas todas esas historias.
    Y la receta de las patatas pasa de una generacion a otra, que ricas se ven, gracias mil por alimentar el alma y los pucheros.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  47. Ana: Me agrada mucho que te haya gustado. Ese cariño que sentimos no se borrará jamás.
    Yo te animo a que hagas esta receta, no tengas prisa, las patatas deberán cocer muy lentamente a fuego bajo, ahí radica el éxito.
    Yo también te deseo un buen fin de semana.
    Cariños.

    Duendes: Muchas gracias. Te devolveré la visita y te dejaré un fuerte abrazo como el que te mando ahora.

    La Cocina de mi Abuelo: Y seguro que te acordarás de mí, las patatas están estupendas y la salsita... se te hará la boca agua.
    Gracias por tus palabras.
    Abrazos.

    Marinel: Mi niña ¡cuánto siento no poder dejarte ningún comentario!
    Te cuento: Ayer intenté escribirte uno (hoy ya has subido otra entrada) pretendía decirte que era muy bonito el marco que describías para amar: esa música envolvente, el mar, el paisaje y todo con ese allegro, pero al final.... preferiría que lo dejases en un sueño, ya sabes que para adagios ya llega el mío.
    Yo te deseo toda la felicidad del mundo y que todo en tu vida sea como un allegro.
    Ya sé que los poetas como tú sois capaces de imaginar y expresar todo tipo de situaciones, pero tu poema me ha hecho recordar la tristeza de un final.
    Eso, más o menos es lo que quería enviarte, pero siempre tropiezo con unas letras negras que me dicen las escriba bien para verificar que no soy un robot, lo hago, doy al Enter y el comentario desaparece, es más, en letras rojas pone: ERROR INTERNO AL ENVIAR SU MENSAJE ACERCA DEL BLOG.
    Ignoro el medio para corregirlo, que conste que me pasa en varios blogs.
    No pienses nunca que te olvido, en la sombra siempre estaré leyéndote.
    Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.

    ResponderEliminar
  48. Annie: Con los calores de esas tierras, entiendo que dejes las patatas para los días de frío, pero no las olvides, te gustarán son estupendas.
    Cariños.

    Abedul: Yo te animo a que hagas esta receta, comprobarás que todo lo que digo de ella es cierto, están riquísimas.
    Los diálogos con mi madre son algo que sigo necesitando.
    Cada vez que le escribo la siento más cerca.
    Siempre tendré mis pucheros encendidos para ti.
    Abrazos.

    Lapislazuli: Me alegra de que te haya gustado el poema.
    Mi abuela también ha sido un pilar importante en mi vida, la pena es que sólo llegué a conocer a una.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  49. André de Artabro: Tienes razón, están hechas a fuego lento, sin prisas y con cariño, como las hacían ellas.
    En más de una ocasión, yo también he pensado en los sentimientos que voy despertando en mis hijos y nietos, y si te digo la verdad... no quisiera que cuando yo falte, se sientan como yo me siento, el sufrir no conduce a nada y me duele el pensar que yo ya no estaré a su lado para poder consolarlos ¡qué pena siento!
    Tus nietos te recordarán siempre como abuelo y padre, no podrán remediar un doble sufrimiento. Mejor no pensarlo, nos duele muchísimo que ellos lo pasen mal ¡cuánto los queremos!
    Tu alma, querido André, también taladra y siempre estará en su recuerdo.
    Abrazos y cariños en ese corazón bueno y tierno.

    Verónica C: Mi niña, trato de expresar lo que siento, a veces me quedo corta, pero por lo menos lo intento.
    En mi recuerdo siempre vivirán, pero soy realista y sé que ya no habrá marcha atrás, por eso a veces creo haber vivido un sueño.
    Yo también me emociono cuando les escribo.
    Cariños.

    Julie: No sólo la pinta, es el sabor y el olorcillo que desprenden, todo una delicia. No dejes de hacerlas, un día me contarás si estaban buenas.
    Estoy contenta cuando me dices que te gusta mi blog, yo también me siento bien leyendo tus poemas, pero me pasa algo raro, hay veces que no puedo dejarte un comentario, me desaparece, siempre me encuentro con unas letras negras y me dice que las escriba para comprobar que no soy un robot, lo hago y se borra el comentario, lo intentaré otra vez.
    Abrazos y cariños.

    ResponderEliminar
  50. kasiole, ya estoy en casa y pronto podre comer esos guisos
    msaanolo

    ResponderEliminar
  51. Norma 2: Mis ojos también se llenan de lágrimas cuando las recuerdo, yo creo que nos pasa a todas, no se pueden reprimir los sentimientos. Tanto madres como abuelas son muy importantes en nuestras vidas.
    Mi niña, en los días difíciles que se avecinan, por lo menos en estas tierras, volveremos a comer esas "papas" ¡Y que no nos falten! son tan buenas...
    En tu blog de Nutrición no desentonarán esas papas, son muy saciantes, aún comiendo poca cantidad y además no tienen tantas calorías.
    Abrazos.

    Cecy: ¡Pues si que es casualidad! Yo creo que entré una vez en tu casa y luego te perdí la pista.
    Te he vuelto a encontrar cuando dejé un comentario a una amiga que tenemos en común.
    Yo tenía menos edad que tú cuando perdí a mi abuela, pero no importa, la recuerdo como el primer día.
    Me alegra muchísimo que este plato de hoy te haya traído tan tiernos e inolvidables recuerdos.
    Copia la receta y todas las que te gusten, me sentiré halagada si te estimulan en la cocina.
    Cariños.

    Delicias Baruz: ¡Animo! derechita a la cocina, tú también haces maravillas, estas patatas te encantarán.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  52. No solo nos dejas una exquisita receta que antes de leer una sola palabra, solo viendo la fotografía del cariño puesto en la presentación del manjar, ya me invitaba a hacerla (y la haré, ya te contaré), sino que también dejas todo ese recuerdo lleno de amor y nostalgia por esas abuelas-madres que nunca se irán de nuestro lado.

    Como siempre, es un placer leerte, querida Kasioles.

    Mi cariño.

    ResponderEliminar
  53. MAJECARMU: Ya sé que tú vales para todo. Tienes paciencia en la cocina, haces ricos postres y comidas y todo lo envuelves con la suave caricia de tu poesía. En tu casa se tienen que sentir todos felices, es una gran suerte tenerte de anfitriona, esposa, madre y amiga.
    Gracias por tus siempre cariñosas palabras.
    Abrazos.

    Chelo: Si, la receta es facilísima, sólo se requiere un poco de paciencia para ahuecar las patatas y rellenarlas, después, una vez colocadas sobre el fuego, te puedes dedicar a charlar por teléfono o a escribir tus bellos poemas.
    Déjalas tiempo y tiempo, siempre a fuego muy lento, verás que la salsa va engordando y el olor... tendrás que reprimir esas ganas hasta que llegue el esperado momento ¡Disfrútalas en la mesa!
    Cariños.

    Tracy: Yo creo que esta receta es típica de las abuelas, admiro su paciencia.
    Mi madre también las hacía sin albóndigas, yo las he puesto por poner mi granito de arena a la receta, además, con medio kilo de carne, sobra bastante y la he aprovechado para hacerlas.
    ya verás como no te llevan tanto tiempo.
    Gracias por ese homenaje a madres y abuelas, también agradezco te acuerdes de mí. Ellas, desde dónde estén, te sonreirán y agradecerán que te acuerdes de ellas.
    Abrazos y cariños.

    ResponderEliminar
  54. Pero que pinta tienen madre mia. Me han recordado a una vez que las comi cuando era muy pequeña hechas por mi madre y nunca mas las he vuelto a comer. Creo que esta tambienme la apuntare. Desdeluego las abuelas cocinan de miedo, tienen un toque magico o quizas sea la cantidad de tiemo que llevan haciendolo lo que hace que todo sea especial. Yo de mi abuela hago un conejo riquisimo y lo llamo asi: el conejo de la buela.

    Gracias por tu cariño, eres un cielo. Un bessito

    ResponderEliminar
  55. Mascab: Cuando yo tenía madre, en ella sentía también el cariño de mi abuela. Hoy, que ya no la tengo, siento como si hubiese perdido a las dos y por eso vuelven o resucitan sus recuerdos.
    No has sido sola la que se ha emocionado con esta entrada, a mí me ha costado lágrimas escribirla.
    Esas comidas en familia, tendrás que valorarlas al máximo, es un galardón tener madre y abuela, son únicas.
    Estas patatas rellenas, yo creo que era una receta típica de nuestras abuelas,en ella, cada vez que la hacían, volcaban su cariño y paciencia.
    Desde que te conocí, yo también he notado que teníamos muchas cosas en común ¿sabías que yo tampoco puedo desayunar hasta pasadas unas horas de haberme levantado?
    Gracias por estar siempre a mi lado. Tú eres de esas personas que cala hondo.
    Abrazos y cariños, hoy quiero que los compartas con esa maravillosa familia que tienes, y para tu madre y abuela.... un achuchón muy especial de
    Kasioles

    Maritza: Si, las papas, como tú las llamas, constituyen un plato perfecto y completo para cualquier día del año.
    El cariño que siento por esos pilares dónde se apoya toda familia, no creo que difiera mucho del que todos vosotros podáis sentir por vuestras madres y abuelas. Jamás podremos olvidarlas, siempre quisiéramos estar con ellas.
    Si haces la receta te encantará.
    Abrazos y cariños.

    El Hada de los Cuentos: Hoy la dedicatoria ha sido para mi abuela, pero cada vez que escribo a mi madre, y aunque no la mencione, también va dedicado a ella.
    Mi abuela ha sido para mí como mi madre, en aquél entonces no sabría distinguir sus cariños, las dos me adoraban.
    Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.

    ResponderEliminar
  56. Patty: Mi buena amiga, tienes que sentirte orgullosa y feliz al ver que tu hija tiene trabajo, aunque esté lejos de casa.
    En España, hoy en día, es un privilegiado el que está trabajando, cada vez hay más paro ¡qué pena!
    Tu niña tiene buen gusto, estas patatas están exquisitas.
    Agradezco muchísimo esa receta que me dejas, un día intentaré hacerla a mi manera, me acordaré de ti, veremos còmo me sale. Muchas gracias por ella.
    Me halaga saber que entre mis pucheros te sientes como en casa, hoy estoy de enhorabuena.
    Cariños.

    Metamorfosis: Mi mariposilla linda ¡qué gusto me da que vuelvas a posarte en mi casa! Te he echado de menos. ¡Cuánto agradezco tu vuelta!
    Ya ves, yo a mi abuela la tengo junto a mi madre, al escribirle a ella, me estoy acordando de las dos, para mí son inseparables.
    Te gustarán mis patatas, intenta hacerlas.
    Gracias por tu recordatorio, ya sé que no están allí, las tenemos mucho más cerca.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    Leticia: La receta es muy fácil, te gustarán mucho estas patatas. El lunes me acordaré de ti, sólo te deseo paciencia, dejar bastante tiempo sobre el fuego suave y verás que no exagero en nada, te sorprenderás al comerlas.
    Si, las abuelas y madres siempre han sido las representantes de una familia unida y feliz.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  57. Katy: Todas las madres tienen algo en común, ya ves, hasta coinciden en esta receta de cocina.
    No creas que llevan demasiado trabajo , sólo necesitas un ratito para rellenarlas y hacerles el hueco, después es el fuego el que se encarga de lo demás.¡Anímate y no lo pienses!
    Yo también agradezco tus palabras.
    Cariños.

    PINKY: Agradezco mucho lo que me dices, pero yo sé que de tu casa también salen unos platos riquísimos. ¡con lo buena repostera que eres!
    Abrazos.

    María Eugenia-Vida y Muerte: Aciertas, somos demasiado sensibles y eso no es bueno. Yo quisiera que mis hijos fuesen mucho más fuertes que yo para que, en su día, sepan afrontar y salir de lo inevitable. Me preocupa que, cuando yo no esté, no pueda consolarles.
    A mí me encantan las patatas y el pan... ¡qué peligro!
    Ah! Se me olvidaba decirte que a veces tengo problemas para comentar en tu blog, me salen unas letras negras y a veces desaparece mi comentario. Lo intentaré otra vez.
    Abrazos y cariños.

    ResponderEliminar
  58. Scarlet 2807: Hoy, al parecer, nos ha tocado a casi todas soltar unas lagrimitas. Cuando tocamos el tema de madres y abuelas, las notamos tan cerca...
    Dile a tu mamá que te haga esas patatas, sólo necesitan cariño y paciencia, ya verás lo ricas que están.
    Abrazos y cariños para compartir con ella.

    Nenalinda: ¿Recuerdas lo que dice el dicho? "Cada maestrillo tiene su librillo". Y estoy de acuerdo con él. Cada persona, y aún haciendo la misma receta, siempre le dará un toque personal ¿será el gran cariño que ponían en ella?
    Estoy de acuerdo, esos recuerdos los llevamos grabados a fuego en el corazón.
    Las cartas a mi madre también me emocionan, pero me siento mejor cuando las escribo, la siento más cerca.
    No dejes de compartir esa receta de tu abuela, nos gustará a todos ¡qué tendrán madres y abuelas!.
    Cariños.

    La Cocinera de Betulo: Las abuelas siempre nos aportarán parte de sus experiencias en sus ricas recetas. No debemos olvidarlas jamás, es una forma de tenerlas siempre presentes.
    Abrazos en el corazón.

    Alas.Rotas: Pues si, a mi abuela le gustaba la cocina, mi madre me decía que era buena cocinera, seguro que yo lo he heredado de ella. Me estoy preguntando ¿irá la afición en los genes? Yo era tan pequeña cuando la perdí...
    Cariños.

    ResponderEliminar
  59. María: Disculpa, te he saltado sin querer.
    Ayer dejé un comentario en tu blog contestando tu pregunta. Me alegraré cuando me digas que todo te ha salido muy rico.
    Abrazos.

    Marinela: Algo muy especial tienen las madres y abuelas. Siempre las recordaremos. Yo sólo he llegado a conocer a una, me ha pasado igual que a ti, pero su recuerdo permanecerá siempre con el de mi madre.
    Cuando dispongas de unas horas, no dejes de hacer este plato, gusta a todos.
    Cariños.

    Pluma Roja: Las abuelas eran y son madres dos veces ¡cómo admiro su paciencia!
    Yo recuerdo a la mía así, todo cariño y comprensión, me adoraba.
    Si dispones de tiempo, no dejes de hacer estas patatas, tienen tres B:
    SON BUENAS,BONITAS Y BARATAS.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Sabores compartidos: Abuelas y madres son dos puntales muy importantes en nuestra existencia.
    El plato es un pecadito para la vista y el paladar.
    Pero... ¿qué voy a decir yo si ayer las habéis comido hechas a la lumbre? Seguro que estaban para repetir. la lumbre les da un sabor especial.
    Cariños.

    José Ramón: ¡Qué pena no tenerte más cerca! Estoy segura de que, con tu arte con la cámara, habrías mejorado mi plato.
    Abrazos.

    Jorge del Nozal: Con tu comentario escueto y halagador, ya no necesito más. ¡Cuánto lo agradezco!
    Cariños.

    Rosa Mª: Tú llegarás a cocinar, ya lo verás. Semana a semana, lograré que te vayas contagiando con mis pucheros.
    Agradezco mucho tus alabanzas, más aún, porque sé que tú eres una escritora que transmite sentimientos hilados de linda manera.
    Abrazos en el corazón.

    ResponderEliminar
  61. Julia: Estoy totalmente de acuerdo. ¿Será el cariño que ponen en todo lo que hacen?.
    Seguro que es el ingrediente principal.
    Abrazos.

    Trini Reina: Me alegro de que te haya gustado, si la sigues al pie de la letra y la dejas tiempo a fuego lento, te prometo que recordarás con cariño a Kasioles, a su madre y a su abuela.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    Trini: Gracias, amiga mía.
    Dora la Exploradora al llegr a tu casa exclamaría lo mismo.
    Cariños.

    Diazul: Si sigues la receta al pie de la letra, verás que no son difíciles de hacer.
    Me parece bien que la hagas al lado de tu madre, no olvides que al marido se le retiene y enamora con una buena cocinera en casa, recuerda: POR LA BOCA MUERE EL PEZ.
    Yo pretendo decirte que tienes que mantenerlo rendido a tus pies.
    Abrazos y cariños.

    ResponderEliminar
  62. Elsa Tenca-Mariani: Siempre que leo tu comentario siento que me comprendes y llegas al fondo de lo que siento.
    Poco a poco, voy afrontando mi duelo y mi pena ya no es tan intensa.
    No quisiera perder nunca las cartas que le he escrito a mi madre, he llorado mucho con ellas, pero como te dije, el tiempo ya va pasando y afronto mejor su pérdida.
    El recopilarlo todo y hacer un libro, creo que sólo podría ser interesante para mí, no todos comprenderían que el escribir, el lanzar los sentimientos al viento, puede ser una terapia excelente.
    Agradezco mucho tus palabras.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    AMBAR: Cada vez que escribo, es como si manaran los recuerdos que creía dormidos, parece cómo si estuvieran todos prendidos en un mismo hilo, al tirar de uno... llega otro y otro, van hilvanados en el tiempo vivido.
    Yo también me emociono al recordar lo feliz que he sido.
    En cuanto a esas patatas... no dejes de probarlas. Te acordarás de nosotras con cariño.
    Abrazos en el alma.

    manolo: ¡Qué gran alegría me has dado! Te eché de menos, me imagino que no he sido la única.
    De casualidad me encontré, mientras hacía un comentario, con Airblue, hablaba de manolo y le decía a una amiga que estabas hospitalizado.
    No lo pensé dos veces, le escribí y le pregunté si se refería al Manolo que nos cuenta sus extraordinarias anécdotas y que siempre nos arranca una sonrisa, me dijo que si y ahora, sin esperarlo, me he llevado la sorpresa de verte incorporado a este mundillo ¡qué alegría se van a llevar cuando vean tus comentarios!
    André ya hace semanas que está sano en casa y se ha vuelto a incorporar con sus poemas.
    Te deseo un rápido restablecimiento, cuídate mucho, ya sabes que todos te queremos.
    Cariños para compartir con tu familia, hoy lo estarán celebrando.

    ResponderEliminar
  63. Esas patatas de la abuela llevan el calor y el recuerdo de esas tardes compartidas, de esa memoria que no nos abandona nunca.
    Besos, Preciosa.

    ResponderEliminar
  64. kasioles cielo, llega al alma ese poema que le has escrito a tu abuela. Los abuelos nos dejan profundas huellas en el alma.
    La receta tiene que ser buenísima, tiene una pinta excelente. Gracias por compartirla.
    Te dejo un fuerte abrazo y que tengas una feliz semana cielo

    ResponderEliminar
  65. Pues que sepas que yo acabo de emocionarme con tu poema. Soy de lágrima fácil, que le vamos a hacer..., además, el que dediqué a mi hija salió sin pensar, justo cuando iba a publicar la receta, me vino la "inspiración",je,je. Muchas gracias por tus felicitaciones y ese platito de patatas está...!para comérselo enterito!.Besos.

    ResponderEliminar
  66. Holaaaa, lo primero agradecer tu visita por mi blog, muchas gracias!
    Ayyss las abuelas, cuanto las echaremos de menos toda la vida. No hay sentimiento parecido.
    Estas patatas rellenas tienen que estar para chuparse los dedos!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  67. Que sabia era tu abuela, estas tambien la hacia la mia, pero recuerdo con las patatas mas grandes. Y estaban de maravilla, aun quiero recordar aquel sabor.

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
  68. No creo amiga mía que te olvides de los seres queridos y mucho menos de los que han marcado tu vida, preciosas letras, exquisitas esas patatas, hoy no he cenado y la verdad se me hace la boca agua. Como agua que llevan la esencia de tu corazón a mi alma.

    Un fuerte abrazo cálido con mi cariño, pasa un linda semana.

    PD: Me harías un favor me gustaría si fuera posible quites la verificación de tus comentarios, no te lo tomes a mal cielo. Es que siempre pones las letras correctas y este blogger te sigue diciendo que no es correcta que eres un robot y no sé que más historias. Millones de gracias, siempre en mi corazón amiga querida.

    ResponderEliminar
  69. Mis abuelos me regalaron recetas para condimentar la vida, enseñanzas que con el tiempo aprendí a valorar…aprendí a no dejar en el olvido…como esas patatas que saben a…hummm.....…como saben.

    Beso.

    ResponderEliminar
  70. Hola, Kasioles

    Las letras negras deberían ser las mismas que aparecen en tu blog, la de identificación. Lo que no se es porque tus comentarios van directamente a Spam y donde los rescato amorosamente.

    En cuanto a tus hijos, les están enseñando a cómo vivir su vida, el amor y la ternura. No te preocupes por cómo se sentirán y sí por cómo se sienten, como bien haces.

    Llegado el momento, ya sabrás cómo ayudarles, del mismo modo que tu madre te ayuda y permanece a tu lado, tú lo estarás al suyo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  71. Esta receta tuya, tiene una pinta buenísima, desde luego pienso hacerla. Ya te diré el resultado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  72. Un plato estupendo me gusta como lo has cocinado, besos

    ResponderEliminar
  73. Hola Kasioles. Poco me prodigo por los blogs , de vez en cuando paso a ver tus recetas pero sin tiempo de comentarte. Me emociona tanto leer tus conversaciones con tu madre que me marcho sin decirte nada. Apuntada queda la receta, tiene una pinta estupenda. Recibe un beso y mis agradecimentois.

    ResponderEliminar
  74. Hola, que deliciosa receta, me parece facil de preparar y eso me gusta. Un placer leerte. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  75. Eres adorable hija mia!!!!Tus cartas a la mami emocionan al más pintado y tus recetas me hacen perder mi regimen solo con la vista:):)Milll besitosssss

    ResponderEliminar
  76. Cuánto cariño pones siempre en tus palabras, seguro que tanto tu mami como tu abuela están orgullosas de que siempre las tengas en el recuerdo

    Las patatas te quedaron muy ricas, con ese relleno estarán requetebuenas, a mí también me gusta mucho el huevo cocido (en casa siempre lo hemos llamado huevo duro), y las albóndigas me pirran, por lo que también serían para mí un acompañamiento perfecto

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  77. Marisa: Creo no equivocarme, pues, por el tiempo que te llevo siguiendo, tengo la sensación de que te gusta la cocina y no tienes pereza a la hora de meterte entre pucheros.
    Kasioles te invita a que hagas la receta, si la sigues al pie de la letra, y la dejas mucho tiempo a fuego muy lento, te prometo que te acordarás de toda mi familia y tendrás una sonrisa de agradecimiento.
    Gracias por tus, siempre cariñosas, palabras.
    Cariños.

    MEN: Me alegra saber que esta receta te ha recordado a tu infancia, muchas veces la añoramos por lo felices que hemos sido. Hay olores y sabores que también se guardan en lo más recóndito de nuestro cerebro. Cuando la hagas, volverás a disfrutar de aquellos otros tiempos.
    Me encantaría que me mandaras la receta de ese conejo, yo lo haría en recuerdo de tu abuela.
    Abrazos.


    LA ZARZAMORA: Tardes compartidas, momentos inolvidables, el cariño hecho abrazos, todo eso y algo más, me sugieren las patatas de la abuela.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    Mari Carmen: En mi niñez, no sabría decirte si quería más a mi abuela o a mi madre. Para mí, las dos eran madres, me adoraban.
    La receta la comparto con muchísimo cariño, forma parte de los recuerdos que tengo.
    Abrazos y cariños.

    ResponderEliminar
  78. Las recetas de Manans: A mí me pasó lo mismo cuando escribí ese poema. Sobre ese tema no sé nada, sólo intento plasmar sentimientos con el formato de un verso.
    El poema que le dedicas a tu hija, me ha parecido precioso, estoy convencida de que todo lo que sale del corazón es bello.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    Marisa: Madres y abuelas, abuelas y madres para mí, son lo mismo. Tienes razón, siempre estarán en nuestro recuerdo.
    No te equivocas al decir que las patatas están para chuparse los dedos, y... ¿has reparado en la salsita? Yo diría que está de toma pan y moja.
    Mis cariños.

    fus: Estas patatas forman parte de las comidas de toda la vida, las hacían abuelas y madres.
    Ahora, con tanta innovación en la cocina mezclando sabores, parece que nos hemos olvidado de los platos de siempre.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  79. Haz una receta para mi convalecencia, DIETA BLANDA

    Si lees mi blog sabrás que aconsejarme

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  80. Rosana Martí: Seguro que no me he explicado bien. A los que quiero y a aquellos que he querido, no podré olvidarlos nunca, lo que me pasa, es que, cuando yo tenía madre, veía en ella también a mi abuela y, al querer a una, también incluía a la otra. Pero ahora que ya no tengo nada, vuelven los recuerdos con más intensidad.
    Quiero darte las gracias por avisarme de que también en mi blog aparecían esas horribles letras negras, qué manía les tengo, no hay quién las entienda.
    Otra amiga, Cecy, ha sido mi maestra, entré en su blog y allí me encontré todos los pasos que hay que seguir para hacerlas desaparecer. Te agradeceré que me digas si lo he logrado.
    Abrazos.

    Javier Herque: Padres y abuelos son los pilares más importantes en nuestra vida, siempre les recordaremos y trataremos de imitarles.
    Me alegro de que haya acertado con tu gusto al hacer las patatas de la abuela.
    Te dejo mis cariños.

    Mandalas Espacio Abierto: He intentado dejarte un comentario el otro día, pero en tu blog también aparecen esas horrorosas letras negras, a veces me parecen ilegibles, hay que escribirlas y descifrarlas a la perfección para no ser un robot.
    Como me tocaría volver a aprender a leer otra vez, fallo, y entonces, de aburrimiento, ya lo dejo por imposible.
    En el blog de Cecy, nos dice los pasos que hay que seguir para eliminarlas.
    Y contestando a tu comentario, te diré que si me preocupan mis hijos, yo intento unirlos y darles un buen ejemplo, después... es cuando tengo mis dudas y surgen mis preocupaciones. Ojalá, de alguna manera, pueda seguir a su lado, pero aún así, me darían tanta pena...
    Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.

    ResponderEliminar
  81. Lembranza: Me alegra mucho saber que quieras hacer esta receta. Yo siempre digo que está buenísima, pero me encantará que un día me cuentes tu experiencia ¡Muchos ánimos para hacerla!
    Cariños.

    La Cocina de Adita: Mucho agradezco tus palabras y más aún, por venir de una buena cocinera.
    Abrazos.

    Wersi: Tengo que darte las gracias por partida doble, es un honor que me dediques un comentario teniendo en cuenta el poco tiempo de que dispones.
    No creas, aunque llevo escribiendo mucho cartas, no hay semana que no me emocione, a veces hasta me parece que la tengo tan cerca...
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  82. Poetiza: Tienes razón, es una delicia. Para hacerla sólo se requiere paciencia, el éxito está en que todo vaya cociendo a fuego muy lento ¡Suerte!
    Te dejo un fuerte abrazo.

    midala: ¡Cuánto cariño hay en tu comentario! Kasioles agradece mucho ese otro tipo de "recetas".
    Si comes con moderación y andas todos los días, te prometo que no engordarás haciendo estas ricas recetas.
    Cariños y abrazos.

    Javier: Llevo dos años escribiendo a mi madre y aún no me he cansado, desde que lo hago, la siento más cerca.
    Este plato, aunque muy rico, no pertenece a la cocina moderna, me refiero a que no es tan espectacular como los tuyos, pero, de vez en cuando, es bueno recordar lo que hacían las abuelas.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  83. Que bonito escrito a tu abuela... que tierna eres Kai...
    Sabes? ya vi tu receta y no habia podido entrar a leerla... madre mia que platazo!
    Este, como muchos otros me lo llevo.. que pinta más buena tiene, casi me dan ganas de volver a cenar...

    Gracias cielo por pasarte por mi casa en mi ausencia... he vuelto a casa, por unos dias.. aun no sé cuantos. Pero mientras pueda disfrutaré de mi mediterráneo.
    Y desde allí, te mando estos besos.

    ResponderEliminar
  84. Manolo: He entrado en tu blog y quedo enterada de todo lo que te ha pasado ¡qué susto te habrás llevado! Pero a toro pasado y viendo lo bien que estás, se te nota que no has perdido el buen humor, tengo que darte la enhorabuena.
    Yo intentaré, con mis recetas, mejorar rápido tu convalecencia.
    Ha sido muy emotiva la visita de esa amiga escritora, también ha tenido que sentirse sorprendida por tu detalle. El recibirla con un ramo de rosas, demuestra tu cariño y sensibilidad. Ella también ha sabido agradecértelo, ha sido un detalle extraordinario el haber dejado un sillón vacío a su lado, recordándote.
    Por ser como eres, haces que se te coja cariño.
    Siento tener que decirte todo esto en mi blog, lo lógico es que te dejara el comentario en el tuyo, pero no me digas lo que pasa, ya llevo días que no puedo entrar en algunos blogs, me desaparecen los comentarios. Espero poder solucionarlo, aunque ya dudo si el problema lo tengo yo o vosotros.
    Cuídate mucho amigo, sabes que te queremos y nos alegras con esa chispa que te caracteriza.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  85. Hermoso poema a tu abuela y la receta pinta bien, la prepararé en el fin de semana
    Buen miercoles
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  86. Bello recuerdo tienes de tu abuela y le has dedicado un hermoso poema...la receta la hago seguro tiene muy buena pinta, gracias cielo por tu visita, besos con mi ternura.

    ResponderEliminar
  87. Todo lo de la abuelas..es maravilloso..muy buena receta..un beso desde Murcia..seguimos..

    ResponderEliminar
  88. Poetisa Kasioles:

    Excelente tu poema con el tema de tu abuela que persiste en tu espíritu: la muerte solo es una accidente, como haber nacido.

    Y esa receta es digna de ponerla yo en práctica este próximo fin de semana!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
  89. ...quise decir: "...UN accidente...".

    ResponderEliminar
  90. Mi linda amiga he dejado unos regalos en mi mundo de mimos, por día de la mujer, espero te gusten.

    Besitos y mi cariño.

    http://regalosrosana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  91. Gala: Si te digo la verdad, no quisiera ser tan tierna, esta vida está hecha para los fuertes y luchadores, los que son como yo, sienten y sufren en exceso y esto no es bueno.
    Yo te animo a que, cuando estés tranquilita en tu casa, hagas esta rica receta, te encantará. Ah! se me olvidaba, un consejo quiero darte: cuando la hagas, invita a comer a alguien que quieras, las cosas buenas hay que compartirlas
    Me quedo, muy agradecida, con esos besos fresquitos con sabor a mar que me mandas.
    Yo, como siempre, te dejo un fuerte abrazo en el corazón.

    Rosa.E: Te deseo muchísimos éxitos con esta receta, suele gustar a todos, es aromática, sabrosa y fácil de hacer.
    Te dejo mis cariños.

    Arwen: Hay recuerdos que por lo dulces que son y lo hondo que han calado, que ya forman parte de nuestra manera de actuar. Los mensajes que hemos recibido en otro tiempo, aún se mantienen vivos.
    Cuando hagas esta receta, te acordarás de mi abuela y de su nieta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  92. Alp: Entre abuelas y madres yo creo que no se pueden hacer distinciones, son únicas y adorables.
    Me alegro mucho de que te hayan gustado estas patatas.
    Cariños.

    Frank Ruffino: Mucho agradezco tus palabras. Ya ves, yo ni siquiera soy de letras, pero pienso que, a veces, los sentimientos tienen ritmo, salen del corazón y parecen poemas.
    No dejes de hacer esta receta, si la sigues al pie de la letra, y la dejas mucho tiempo sobre un fuego lento, te encantará y te acordarás de este blog y de mi abuela.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    Rosana Martí: Pude entrar en tu blog, para hacerlo no tengo problema, pero me encuentro con el inconveniente de que no me deja ponerte un comentario, lo escribo y desaparece. Ya dudo de si el problema es mío o vuestro. En otros blogs no me pasa, pero en otros muchos si.
    Me han encantado tus regalos, eres muy detallista y te lo agradezco muchísimo.
    Cuando pueda, intentaré llevarme uno como recuerdo, ya sabes que con regalo o sin él, siempre me acuerdo de ti.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  93. Tengo dudas,
    no sé si me gusta más
    tu receta o tus palabras
    que m han hecho llorar,
    sensibles y tiernas,
    agradecidas...
    hermoso, amiga mía
    y muy rico el plato
    hummmmm

    ResponderEliminar
  94. No quería estar ausente en este día especial querida Kasioles... que tengas un hermoso día y que lo pases genialll besitos ^.^

    ResponderEliminar
  95. Este 8 de marzo, recibe un abrazo de flores, desde Uruguay, colmado de buenos sentires y aromas gratos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  96. BUENAS NOCHES KASIOLES, NO QUIERO IRME A DESCANSAR SI ANTES DESEARTE FELICIDAD PARA TODOS LOS DIAS DE TU VIDA Y NO SOLO PARA UN DIA AL AÑO.
    UN ABRAZO.

    A ti, mujer
    En cualquier rincón del mundo
    Con el alma siempre llena
    De un amor sincero y puro
    Un corazón que secretos
    Sabes guardar en el tiempo
    Que ocupas esos espacios
    Y todos esos momentos
    De los grandes y los chicos
    Tú, recoges los lamentos
    Eres la raíz y puente
    De la vida en crecimiento
    A ti, mujer
    Hoy, estas palabras
    En ramillete te ofrezco.
    Ambar

    ResponderEliminar
  97. Mi querida Kasioles aunque tarde he venido a felicitarte y a maravillarme con tan deliciosas platos.El poema a tu linda abuela es precioso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  98. M. Teresa: Ya veo que eres sensible como yo. Siempre que escribo, no puedo remediarlo y, aunque no quisiera, siempre sale a relucir algo que me apena.
    Agradezco mucho tus cariñosas palabras.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.

    Patty: ¡Cuánto agradezco tu felicitación! Otro tanto deseo yo para ti.
    Que disfrutes de este fin de semana.
    Abrazos y cariños.

    Abuela Ciber: Muy dulce tu felicitación, querida amiga, entre flores y aromas, tengo que sentirme feliz a la fuerza.
    Yo también deseo para ti que la vida, día a día, nos sonría.
    Abrazos en el corazón.

    ResponderEliminar
  99. AMBAR: He entrado en tu blog y he leído tu lindo poema, agradezco infinito esas palabras en ramillete que me ofreces como felicitación.
    Yo también pido para que la vida, te traiga sólo cariños y sonrisas.
    Te dejo un fuerte abrazo en el alma.

    Morgana: Es un honor recibirte, un corazón como el tuyo, jamás llegará tarde y tendrá mi puerta abierta.
    Agradezco tu felicitación y te correspondo con mis mejores deseos de felicidad, te la mereces.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  100. Venir a tu casa, Kasioles, es siempre un lujo.
    Me encuentro una receta estupenda, que apunté al momento.
    Un poema tierno y entrañable que me estremeció.
    Y tu cercanía y cariño, con las alusiones y recuerdo constante a tu madre
    Gracias por tí y por tu lugar.
    Cariños varios, mi niña.

    ResponderEliminar
  101. es un inmenso placer visitar tu morada y sentirse acariciada por la ternura y belleza que desprenden tus letras y tus sabrosas recetas querida y admirada amiga.Miles de besinos con todo mi cariño y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  102. Bueno ante todo, tu poema a la abuela es inmensamente bello.
    Lo segundo, yo estoy consciente te había comentado, parece no salio, me ha pasado con varios amigos y lo tercero, aunque un día demorado FELICIDADES por el dia de la mujer.

    Abrazos y un bello fin de semana.

    ResponderEliminar
  103. Juglar: Me encanta que me digas que has anotado esta receta. Es una forma de que mi madre y abuela viajen juntas por las cocinas de mis amigas.
    El tiempo pasa y yo cada vez estoy más convencida, de que no podré olvidarme de ellas¡cuánto añoro su falta!
    Cariños.

    ozna-ozna: Muchas gracias, querida amiga. Algo parecido me pasa a mí cada vez que te visito, tú también tienes un buen corazón.
    Abrazos.

    Alborada: Ya veo que tú también tienes problemas con los comentarios. Yo ya llevo semanas quejándome de lo mismo, no me pasa en todos los blogs, pero en muchos, escribo y al poco me ha desaparecido lo que comento.
    Agradezco tu felicitación, otro tanto deseo para ti.
    Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.

    ResponderEliminar
  104. Me encanta este tipo de cocina, las recetas de las abuelas son de las que más gustan

    Abrazos de nuevo

    ResponderEliminar
  105. Kasioles , no encontré el espacio para comentarios de la receta de crema de calabaza. El poema a nuestro amigo que esperamos que esté totalmente recuperado y cuidándose, es conmovedor. Gracias por estas delicias que evocan el sentido del gusto inicialmente y alimentan nuestro corazón con tu sensibilidad poética.
    Un placer pasar siempre por tu casa. Beosos Kasioles

    ResponderEliminar
  106. Pero que rico,creo que es uno de los platos más exquisitos que existen y además alimenta mucho y no es muy caro,yo hace tiempo que no las como rellenas pero voy a tener que acabar con esa mala racha después de verlas en tu entrada jeje.No olvidemos nunca a nuestras abuelas que además de lo mucho que saben o sabían,también nos querían con locura y piensa que también llevaron en su vientre a nuestra querida madre,ellas se lo merecen todo.Os mando un beso muy fuerte para las dos.

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS......