Seguidores

viernes, 26 de octubre de 2012

PASTEL DE VERDURAS Y GAMBONES.


Querida madre: Como te prometí, voy a seguir contándote nuestro viaje.

Tu nieto Willi, buen conocedor de gran parte del Sur, nos aconsejó que fuésemos a comer al restaurante Gallo Azul que está en la calle Larga.


En Jerez, es fácil encontrar esa calle, pronto estuvimos delante de un restaurante que tenía una gran terraza. Por la hora que era, un poco tarde, no había mucha gente comiendo.

La terraza estaba rodeada por una barandilla y adornada, en su base, con jardineras de arbustos y flores.


Nos sentamos las tres en una de las mesas y, al poco, nos atendió un camarero con la sal y simpatía de buen andaluz.

Nos aconsejó probásemos el queso Payoyo (es un queso de cabra que se elabora en la Serranía de Villaluenga, muy cremoso y sabroso) sobre una crema de puerros y beicon, las croquetas de bacalao sobre un fondo de salmorejo templado y las albóndigas de secreto de cerdo con patatas fritas y una reducción de vino de Jerez.


Comimos fenomenal picoteando un poco de todo.


Pero… pese a que estábamos charlando animadamente, de pronto, como si de una fuerza mayor se tratase, me obligó a levantar la cabeza y mirar de frente.


Me encontré con unos ojos negros, muy negros y pequeños, pertenecían a una cara extraña, triangular, se parecía a un pájaro, tenía la nariz afilada y su mentón acababa en punta.


La cabeza reposaba sobre un brazo que tenía apoyado en la barandilla. Era una mujer rara.


No logré saber a quién miraba pues, en una mesa colocada casi pegando a la barandilla, tomaba café una pareja de enamorados.

¿Me miraba a mí o a ellos? Aquellos ojos parecían no tener párpados, no la he visto pestañear.


Ignoro que sensación habrá tenido aquella pareja al tenerla tan cerca, pero yo me sentía incómoda, no hay nada que me intimide más, que una mirada inexpresiva y tan insistente.

Intenté seguir hablando con mis hijas y olvidarme de la atracción de aquellos ojos, al poco… ¡que liberación! Había desaparecido.


Pero al rato… vuelvo a sentir, a notar ¡qué se yo! no logro analizar aquella sensación, pero supe que tenía unos ojos clavados en mi hombro. Me hicieron girar la cabeza hacia la derecha y… allí estaba, como colgada de dos muletas y sin pestañear.


Mis hijas no se habían dado cuenta. Abrí mi bolso, le di un euro a Pi y le dije que se lo diera a la señora que estaba cerca de mí. Se levantó, fue hacia ella y ni siquiera le dio las gracias.


Mi sorpresa fue grande al ver que no se marchaba.


Al poco, oí al camarero, el que nos estaba atendiendo, hablar con ella, era un monólogo, bromeaba.


No me atreví a volver la cabeza, pero mis hijas me dijeron que, hasta que el camarero no le dio una botella de agua, no se movió del sitio.


Me imagino que los camareros, con solo verla, sabían lo que quería.

Después, tuve tiempo para pensar en ella, comprendí que la vida no la había tratado nada bien y me dio pena, mucha pena.


Quizás, sin darse cuenta, me dejó un mensaje: VALORA LO QUE TIENES.


Madre ¿tú que piensas?


Y ahora me estoy dando cuenta de que pronto vendrá el DIA DE TODOS LOS SANTOS, ya sabes que no faltaré.

Un baile de ramas
Movidas por el viento
Sembraron las calles
De muerte, hecha hojas
Guardando un lamento.

Siento que esas hojas
Al quedar aisladas
De esa rama madre
Que era su sustento,
Se encuentren perdidas
Y a merced del viento.

Y hoy que mis pisadas
Arrastran la alfombra
Que dejó el viento,
Quisiera ser hoja
Para volar alto
E ir a tu encuentro.

En mi carta anterior, tuve un comentario de una amiga, Lyliam, me pedía que hiciese algo para un día de fiesta.


Se me ocurrió hacer un pastel salado recordando el que comimos en Navidad hace unos cuantos años. Cuando leas la receta, te darás cuenta de cual es.

INGREDIENTES: Un paquete de hojas de espinacas, una coliflor pequeña, dos o tres zanahorias, 6 huevos, medio litro de nata líquida, 700 gramos de gambones o langostinos, mantequilla y pan rallado para untar el molde.


Para decorar, tomate frito y lechuga picada.




PREPARACIÓN:


1- Cortar la coliflor en ramilletes pequeños, cocerla durante 15 minutos en agua con sal. Escurrir y reservar.




2- Cocer las espinacas en agua hirviendo con un poco de sal, dejarlas 3 minutos. Escurrir muy bien y reservar.
  
 
3- Cocer las zanahorias hasta que estén tiernas, cortar en rodajas y reservarlas escurridas.


4- Pelar los gambones o langostinos, reservar las colas y dejar algunos sin pelar para la decoración.


5- Preparar el molde (deberá ser rectangular, alto y estrecho, como los que se utilizan para hacer un keique) untándolo primero con mantequilla derretida y después con pan rallado. Reservar.


6- Poner en un bol los 6 huevos, las espinacas muy bien escurridas y el medio litro de nata. Triturar y reservar.



7- Poner en el fondo del molde una parte del batido de espinacas.



8- Colocar encima ramilletes de coliflor y zanahoria en rodajas. Cubriendo toda la superficie.



9- Cubrir con batido de espinacas y nata.

10- Distribuir los gambones encima y si el molde lo permitiese, por su altura, repetir las capas, siempre se tiene que finalizar echando batido de espinacas.


11- Meter este molde en otro recipiente rectangular y mayor, ponerle agua en el fondo (baño maría) y con el horno precalentado a 180 grados, introducirlo en él hasta que esté completamente cuajado, más o menos, tardará una hora. Para saber si está en su punto, meter el palo de una brocheta o un cuchillo, si sale seco, es el momento de retirarlo del horno.

12- Dejar templar, desmoldar y decorar a gusto.



Hoy también se ha prolongado la carta, pero el pastel lo merece, está buenísimo y si se sirve frío, se puede hacer de un día para otro.


Ahora si que me despido hasta la próxima semana.


Te mando cariños muy especiales en un fuerte abrazo. Ya sabes que iré a verte el día 1.

Más abrazos.


                       Kasioles

53 comentarios:

  1. Cuanta razon amiga en la distancia, cuanto debemos agradecer lo que tenemos!!!!

    Riquisimo lo que nos has compartido y con un hermoso colorido!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Estamos tan acostumbrados a lo que tenemos que, a veces, no lo valoramos.
    Excelente mensaje el que nos dejas, junto con tu poema y tu receta. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que quiere que te diga , mi madre fue la mejor madre que pude tener y no te imaginas lo feliz que es hoy que solo me he acordado de ella ahora que te leo,
    <<<<<<<<<<<<<<eatuve tan ajetreado preparando la tortillas francesas para le excursión de mañana Franciscanos de Galicia por la paz nos iremos en bus hasta O Monte do Gozo Y desde allí haremos la últina etapas del Camino junto a los franciscanos del resto de Galicia.
    Ya tenemos las mochilas listas iremos Andrés Juan y yo.
    ¡Mira tú que casualidad , yo también iré a ver a la la mia.
    Ya me leeré la receta culinaria con más tiempo .
    Besos y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  4. Querida Kasi,

    La vida nos da lecciones que nosotras solas debemos aprender.

    Es cierto lo que dices de ésa sensación extraña cuando alguien nos mira fijamente, es como si nos pidiera con su mente que les descubramos. A mí personalmente me llamó mucho la atención desde siempre.

    De hecho, es algo que experimentaba cuando de jovencita viajaba en el Metro (entonces era muy atrevida, en ocasiones), me gustaba jugar a ver cuánto tardaban en mirarme si yo mantenía mi mirada fija en alguien...

    No tendrás duda!! todas las personas a las que incluía en mi experimento.... terminaban mirándome a los ojos!!!

    Era mi entretenimiento cuando no tenía nada para leer y el transporte era largo....cosas de la juventud!!!

    Sabes? cada día creces en tu faceta de poeta...tus versos, aún siendo tan sentidos como siempre (y ésto es lo que de verdad cuenta), son mucho más acertados y elaborados que los de hace un año. Felicidades!

    Otra cosa...éste pastel de verduras y Gambones me lo apunto para la próxima cena con amigos!!!

    Que tengas un feliz fin de semana!!

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  5. Me ha llamado mucho la atención ese encuentro con la mujer de ojos inexpresivos y cómo lo cuentas, Kasioles. Desgraciadamente, cada vez con más frecuencia en estos últimos tiempos, nos encontramos con ese tipo de personas que, en un momento de su vida, la fortuna dejó de sonreírles o han sido víctimas de la crisis que nos azota. Tu lectura sobre ello me ha gustado: valora lo que tienes. Efectivamente, así ha de ser. Pero también ayúdemos a esas personas que lo necesitan -si se dejan ayudar...-.

    El poema que dejas es precioso. En la alfombra de esas hojas secas tejida por el viento, he visto la añoranza y el amor por ese alguien que nunca se fue.

    En cuanto a tu receta, magnífica, como siempre. Me encantan porque son sencillas pero a la vez realmente exquisitas -sabes que he puesto en práctica unas cuantas-. La llevaré a cabo este fin de semana que dispondré de más tiempo.

    Gracias, Kasioles.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito y señorial es Jerez ¿verdad?
    Impresionante lo que has contado de los ojos que te miraban...
    Recordaré a tu madre el día uno.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Kasioles

    Mmmm y eso que he cenado, pero debo de haber hecho la digestión rápidamente porque ha sido ver la receta y el plato tan rico que has preparado y me ha entrado el hambre.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Por una parte, ser agradecidos con la vida y valorar lo que tenemos.
    El mejor consejo.
    Y recordar, también, que hay personas que no tienen tanto como nosotras y si podemos ayudarlas, hacerlo.
    (También me pone nerviosa que me miren fijamente)
    La receta estupenda y los versos de hoy me han llegado especialmente, Kasioles. (Me duelen las ausencias)
    Un abrazo cariñoso, mi niña.

    ResponderEliminar
  9. El Poema es una Preciosidad con esas Hojas secas, formando esa alfombra con cierto vaho de nostalgia.
    La Receta que nos has traído me ha abierto el apetito a estas altas horas....¡¡¡Hummmmm!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si son muchos los ojos tristes inexpresivos y perdidos en el horizonte.Los veo y se me representa esas pateras arriesgando y algunos perdiendo la viada creyendo al país del maná,y seos no lo pueden encontrar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola querida, que yuyu de mujer, a mi también me hubiera dado susto.
    Puede que tengas razón con el mensaje que puede ser que te haya enviado con la mirada, puede ser o puede ser que sea algo sugestivo en nuestra mente y que solo estuviera mirando en plan descaro, quien sabe...

    La receta pinta bien ee la tendré en cuenta pero para cuando tenga invitados especiales a los que sé les gustan las verduras, si esto lo hago tan solo para los de casa, me encuentro en la puerta de mi casa y no sé como habría llegado a ella.
    Madre mia! lo que me cuesta que coman verdura, me tengo que poner en plan sargento jajaja

    Ten un buen fin de semana querida mía, besitos azules a manos llenas, muasssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Esta receta también me la llevo. Tu carta tierna como todas y esa mujer de los ojos inexpresivos me han dejado en qué pensar.

    Sludos.

    ResponderEliminar
  13. Sempre debemos estar agradecidos a la vida, qué hermosa entrada, amiga. Me encanta todo lo que haces, el poema, la carta, la receta que seguro la voy a poner en práctica este fin de semana. Mi cariño para ti, y mi felicitación por todo. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Quien sabe a verdad que pasa en esa mirada. Pero una mirada como
    la cuentas, inexpresiva, quizás ya tenga el dolor de alguna manera dormido.
    La receta como siempre me la apunto :)

    Y gracias por pasarte, ahora sabemos de ambas. Que tengas un lindo fin de semana.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Te pudo más el miedo, pero captaste bien el mensaje. No le tengas miedo a las señales de la vida. No son casuales.

    El plato estupendo, gracias por compartirlo.

    Besos Kasioles.

    ResponderEliminar
  16. Como siempre.. me encanta que no dejes de hablar con tu madre... Esos ojos deben llevar el dolor y la resignación .. Siempre debemos dar gracias por lo que tenemos ..
    Tu poema .. uf.. precioso .. me ha emocionado ..
    Y tu receta suena a deliciosa ..
    Gracias querida Kasioles por compartir siempre tanto

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  17. Holaaa, me encanta siempre leerte Kasioles, es un rato de tranquilidad y me gusta disfrutar de él. Imagino lo bueno que tenía que estar ese queso de cabra de la serranía!
    Este pastel tiene que estar requete rrrrico! y queda la mar de vistoso.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  18. Si, mi querida amiga Kasioles, valora lo que tienes.
    Valoremos lo que tenemos, porque en cualquier instante lo podemos perder, y entonces si que extrañamos aquello que teníamos, y ya no es.
    Tu madre te escucha y comprende, esa esencia del SER, está en el TODO.
    Tu receta de hoy se ve riquísima, seguro que Liliam se queda muy contenta.
    Una buena tarde de Domingo y un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  19. Quién sería esa mujer?
    Qué le habrá ocurrido en su vida?
    Una muerta en vida probablemente.
    Tantas penas, tantas tristezas, tanta miseria, tanta soledad...
    Eres muy sensible. Se nota incluso en la forma que tienes de explicarlo.
    Ojalá que a esa mujer la vida le sonría un poquito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Kasioles, la curiosidad me trajo a tu blog. Extraña mezcla, un muy buen relato y una excelente receta.
    Muy original.
    Un abrazo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  21. Hola Kasioles, siempre que te leo siento apetito. Que delicia recorrer tus letras, Cuidate.

    ResponderEliminar
  22. Holaaaaaa Kasioles!!
    Hasta escalofrío me ha dado al leer como describías a esa personas.La vida le debió de tratar sin ninguna piedad ,es duro imaginarlo.
    Valorar lo que tenemos es algo que todos deberíamos hacer y no olvidarlo nunca,tu madre está orgullosa de tí,lo sabes.
    El pastel que has preparado es exquisito,para chuparse los dedos.
    Besos infinitos.
    ¡¡Sé feliz!!

    ResponderEliminar
  23. Me parece que es muy importante valorar lo que se tiene, y agradecerlo, cada día... Tenemos muchas veces más de lo que necesitamos, más que mucha otra gente, y a lo mejor somos infelices porque no lo valoramos...
    Buenísima la receta, gracias por compartirla.
    Un beso, buena semana

    ResponderEliminar
  24. Que delicia Kasioles ¡Gracias! Cuando lo prepare te pondré una foto, es promesa! Que de dulce que sos,¿hay algo que te quede salado a vos? Pasar a leerte a vos y a tu ternura, a tu sensibilidad y al amor tan bonito hacia tu mamá y su recuerdo me emociona siempre preciosa, un abrazo enorme y otra vez gracias.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por tu nueva "caricia", hoy la necesitaba...
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  26. Tiene que estar muy bueno, pero para mi solo, veo muy elaborado y no es para hacer pequeña cantidd.
    Conozco bien Jerez y se el sitio que dices.
    Seguiré comiendo en ese lugar que frecuento y que es en mi barrio, donde todos nos conocemos y me da garantía de los artículos que usa en la cocina, pues compra en la Pescadería, la Carnicería y Verdulería del mismo Barrio, que a su vez, va a tapear a ese sitio donde suelo comer. Garantizado.

    Saludos, manolo.....Gracias

    ResponderEliminar
  27. A VECES NO NOS DAMOS CUENTA DE TODO LO BONITO QUE TENEMOS, NO LO VALORAMOS COMO DEBIÉRAMOS, SOLO SI LLEGAMOS A PERDELO... Y AHÍ YA ES TARDE.
    PRECIOSO TODO LO QUE NOS PRESENTAS COMO SIEMPRE, LA CONVERSACIÓN CON TU MADRE SIEMPRE ME EMOCIONA, TÚ SABES...
    EL POEMA BELLO Y LA COMIDA NI HABLAR... DICHOSAS LAS QUE SABEN COCINAR COMO TÚ.

    BESITOS

    PD YO TAMBIÉN TE ECHÉ DE MENOS, PERO CUANDO CIERRO LOS COMENTARIOS ES PORQUE ESTOY MUY CANSADA, COMO NO PUEDO CUMPLIR CON TODOS ME VOY UN PAR DE DIAS HASTA QUE LOGRO VISITARLOS Y LUEGO REGRESO.

    CARIÑOS QUERIDA AMIGA.

    ResponderEliminar


  28. Despierta a un mundo de dulces sensaciones
    Y construye una nueva semana de felicidad,
    Cabalgando entre las emociones que acarician ilusiones
    Filmando el horizonte con la pupila enamorada
    De quienes aman el rocío que nutre cada espora de vida…

    Un abrazo de guirnaldas
    Y un beso de esmeraldas.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  29. Que descripción tan perfecta Kasioles, hasta la vi yo misma eh?, siempre hay personas misteriosas que sin saber un porque se cruzan en nuestros caminos de manera inevitable... algún mensaje quizás???.... besos preciosa Kasioles ^^

    pd se ve fácil la recetita me la quedaré va? muá ^.^

    ResponderEliminar
  30. Pobre mujer.
    Muchas veces juzgamos sin humanidad. A muchos la vida les golpea duramente y no les da tregua para recuperarse.

    Querida, esta receta la haré (sin los gambones), me encantan los pasteles de verduras.

    Besos grandes

    ResponderEliminar
  31. Ajenas miradas que nos dejan mensajes sublimes. Muchos besinos de esta amiga admiradora que te da infinitas gracias querida y admirada poetisa por obsequiarnos bellos versos nacidos de tu alma dulce y sensible. Y por compartir tan sabrosas recetas.

    ResponderEliminar
  32. Dicen, y es cierto, que no valoramos lo que tenemos hasta que no se nos pierde.
    De vez en cuando no es malo hacer un ejercicio y darnos cuenta de lo afortunados que somos con respecto a otras personas, tal como nosotros, a los que la vida no trató muy bien.

    El poema es muy hermoso.

    Sobre la receta, qué decirte, que es un placer aprender a cocinar contigo.

    Un fuerte abrazo, Kasioles

    ResponderEliminar
  33. Pero que cosas más buenas nos preparas Kasioles!
    La suerte, como bien dices es no estar sola en este mundo sino tener una buena familia y tu por lo que veo la tiene y la has tenido

    Un besote enorme, mejor dejo unos pocos que últimamente no me prodigo muxo

    ResponderEliminar
  34. La vida siempre es dura pero para algunas personas como esa mujer seguro que lo ha sido mucho más.

    Un abrazo para estos días de frio y llenos de nostalgias con cariño.

    ResponderEliminar
  35. Me encantó el poema. Vaya cambio de nivel.. Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Mi querida Kasioles, me ha encantado la historia y la reflexión final...Creo que Dios de distintas maneras se acerca a nosotros y nos da la oportunidad de reflexionar. Gracias por la delicia de receta. Que Dios te bendiga, recibe un fuerte abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  37. El Gallo Azul es un edificio emblemático en Jerez. Esa mujer que dices está siempre pidiendo, es una pena que no se pongan los medios adecuados para que esto no ocurra y esta señora tuviera cubiertas sus necesidades sin necesidad de pedir.

    Y valorar lo que tenemos es de las cosas más importantes que podemos hacer en la vida.

    En cuanto a la receta decirte que una vez más te has lucido, me encantan los pasteles

    Abrazos!!!!!

    ResponderEliminar
  38. Geniales!!!
    Hola querida amiga,
    feliz halloween y muchos besitossss.

    ResponderEliminar
  39. Querida Kasioles, deseo que tu vuelta sea el renacer de una nueva alegría de vivir sin que ello suponga olvidar a tu ser más querido, desde el allá, ella querrá verte feliz disfrutando de la vida y de todo lo que te rodea.
    Tú como madre, no desearas que tus hijas y esa familia que te quiere, se hundan en el sufrimiento el día que tu te marches.
    La mayor alegría que podemos dar a los nuestros, es estar contentas y felices de estar a su lado, dando ejemplo de fortaleza como nos dieron nuestra madres a nosotras.
    Este pastel tiene que saber a cielo, me encantan las verduras.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  40. com um besito
    me encantó passar por aqui.

    ResponderEliminar


  41. Palabras e ideas que brotan del techado como un susurro, siendo tan dulces que se asemejan a un beso...

    El que te emvío en este instante, para felicitarte el fin de semana y seguir cultivando en armonía la semilla de la cordialidad, que se alimenta del rocío de las estrellas…

    Atte.
    María Del Carmen





    ResponderEliminar
  42. Que bueno debe estar ese pastel...intentarè hacerlo...un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  43. En la vida aprendemos lecciones de lo más disparatado,tal vez enigmático o sencillamente inusual en nuestra rutina.
    Desde luego, la mirada de la señora por lo que cuentas, debía ser escalofriante y sin embargo,la pobre mujer solo quería agua,sólo agua...
    Valorar lo que tenemos es fundamental para aguantar en muchas ocasiones este trasiego tan duro que nos está tocando vivir.
    Hacerlo siempre es lo ideal.
    El poema, lindo, y la receta es de una sabrosura que para qué.
    Un conjunto especial como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  44. A MIS QUERIDOS AMIGOS:
    ABUELA CIBER, CHELO, ANDRÉ DE ARTABRO, MASCAB,RELTIH,MARISA,TRACY,MARIA EUGENIA,JUGLAR, PEDRO LUIS LOPEZ PEREZ, JOSE, KANET, PLUMA ROJA,JULIE,CECY,ION-LAOS,ARIS,MARISA,AMBAR,TORO SALVAJE,EL MOLI,POETIZA,MORGANA,EVA LETZY,LYLIAN,NIEBLA,MANOLO,LUJAN FRAIX,LA GATA COQUETA,PATTY,VERÓNICA C,OZNA OZNA,TRINI REINA,40AÑERA,NEURIWOMAN,CINARIZINA, JAVIER,DUENDES, MARINELA, AFRICA EN POESÍA,FUS Y MARINEL.

    Siempre suelo contestar a cada uno de vosotros, pero de esta vez no va a poder ser. He tenido a mis nietos en casa y se disputan el ordenador para jugar,
    Quiero agradeceros vuestro cariño en cada comentario que me vais dejando y vuestra constancia al permanecer a mi lado, semana tras semana.
    También quiero comentaros que, cuando hice la descripción de la señora que me encontré en Jerez, (mientras estábamos comiendo) no iba desencaminada.
    Los galenos cercanos me han dicho que existe el síndrome de la cara de pájaro.
    Es una enfermedad congénita, muy rara, se caracteriza por una cabeza muy pequeña, un enanismo proporcionado y una cara muy peculiar. Es el enanismo de cabeza de pájaro.
    La nariz, picuda y saliente, se la conoce por "pico-corno", tienen la cara estrecha, asimetría facial, malformación de las caderas... en fin, una pena.
    Me imagino que esa pobre mujer, se sentiría protegida mientras han vivído sus padres, pero ahora ya de mayor...
    Por eso, amigos míos, tenemos que valorar lo que tenemos y, si alguna vez tenemos dudas, pensemos en ella y en otros muchos que no tienen nada.
    Os dejo montones de cariños y abrazos para compartir.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  45. Anónimo: Sin querer, te he saltado, discúlpame, fue sin intención.

    QUISIERA ENSARTAR MIS LETRAS
    EN AGUJAS DE BORDADO
    PARA QUE AL COSER CON ELLAS
    PINTASEN VERSOS RIMADOS.
    OSADA TENDRIA QUE SER
    SI YO PRETENDIERA HACER
    BORDADOS CON CUCHARONES
    PUES ES LO QUE SUELE HABER
    EN LOS PUCHEROS DE KASIOLES.

    Agradezco ese beso ya que, viniendo de ti, sé que me lo dejas con todo el cariño.
    No suelo mandar besos a nadie, pero tú eres algo muy especial, un trocito de mi vida y por eso, yo también quiero dejarte un besote en ese corazón tan grande que tienes.
    Te deseo tengas una buena guardia.
    Abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  46. Kasioles: Tu blog siempre, siempre es una caja de sorpresas. Las recetas, que más de cuando en cuando veo, admiro y anoto. La a modo de cartas a tu madre en constante diálogo que llegan al alma. Y en esta entrada, la extraña puesta en escena de la señora de ojos sin pestañas. Inexpresivos, penetrantes. Casi que le has puesto un puntito de suspense y todo.
    (De tus visitas y comentarios, magníficos todos. Gracias, mi querida Kasioles.
    Que disfrutes de un Noviembre, rey del otoño.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  47. Pili MºPILAR: Hasta tu comentario es dulce, bello y con cierto encanto de poesía.
    Es la sensación que he tenido al leerlo.
    Te doy las gracias, de corazón.
    En estos momentos estoy sin nietos y, como no me ocupan el ordenador, puedo contestarte.
    Aprovecho para desearte un buen fin de semana y te envío mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  48. Amiga, Kasioles:

    Venir a tu blog es llenarse de esencia de sentimientos y de aroma para el paladar, un auténtico placer para la vista y para los sentidos y sentimientos, porque tus entradas están cargadas de sentimientos y a la vez de sorpresas y exquisitas recetas que nos vienen muy bien.

    Qué importante es valorar lo que tenemos y disfrutarlo segundo a segundo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. María:
    Gracias, mi querida amiga, me das una gran alegría al saber que mi blog te inspira todas esas buenas cualidades.
    Ya me vas conociendo, Kasioles es un poco emotiva y siempre, aunque no quiera, voy reflejando sentimientos en todo lo que escribo.
    Tú tampoco te quedas atrás, lo tuyo atrae, plasmas toda la fuerza del amor en cada una de tus entradas.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  50. Después de estos días festivos de
    Todos los Santos y Animas
    Paso para visitarte y dejarte mi recuerdo
    Y cariño agradeciendo tu visita.
    NO ME ESTIENDO POR NO ENCONTRARME BIEN TE QUIERO Y HE LEIDO LA CARTA A TU MAMÁ.
    Siempre con cariño un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  51. Marina Emer: Cuídate mucho, querida amiga.
    Con los fríos ya sabes que llegan las gripes y catarros.
    Agradezco doblemente tu comentario.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS......