Seguidores

sábado, 13 de febrero de 2021

SAN VALENTÍN CON JARRETES AL VINO TINTO

 

Querida madre: Cuando supe que estaba próximo el día de San Valentín, un aluvión de recuerdos vino a mi memoria.

 





Y pensaba que, si el pasar la página de un libro puede convertirse en algo rutinario, lo mismo que el comer, dormir o caminar, no ocurre lo mismo con pasar la página de una vida, mi vida, la que he compartido a su lado, sería como volver a abrir una herida que todavía no ha cicatrizado.

 



Y lo digo porque, aunque me duela y llore, prefiero seguir recordando los momentos felices que pasé a su lado, fue tal la fuerza de su amor, que tras impregnar mi piel, hay veces que camino creyendo que aún coge mi mano.

 

¡Algo similar me ocurre contigo, madre querida! 





San Valentín me trae tantos recuerdos… nunca se olvidaba, era el pretexto para obsequiarme con un regalo.
                                                            

                                                              Ya no tendré tus flores

no volveré a ver tu cara

ni alegrarán mis días

tu sonrisa enamorada.

No escucharé tu voz

ni el brillo de tu mirada

será caricia en mi cara.

¡Pero qué importa!

Si llevo grabado a fuego

como tatuaje indeleble

el amor que tú me dabas.

 

 Y como el amor seguirá siendo el motor de la vida, paso a invitaros a degustar un plato de carne aromatizada con vino tinto:

 

Se trata de unos jarretes al vino tinto:

 

INGREDIENTES:

Un kilo de carne de jarrete (conocido también como morcillo), 2 hojas de laurel, 2 cebollas, un vaso de vino tinto y otro de agua, 3 dientes de ajo, 1 pastilla de caldo, 1 puerro, harina para rebozar los jarretes, 2 zanahorias, aceite, sal y pimienta.


PREPARACIÓN:

 1-Salpimentar ligeramente los jarretes.


2-Enharinarlos.


3-En una olla a presión echar un poco de aceite, que cubra el fondo, dejar calentar y dorar los jarretes por todas partes, deberán coger un bonito color dorado. Retirar y reservar.

 

4-Picar los ajos, las cebollas, el puerro y las zanahorias. Reservar.


5-En el mismo aceite sobrante, donde hemos dorado los jarretes, se echan todas las verduras picadas anteriormente. Rehogar durante 5 minutos más o menos.

 

 

6-Cuando las verduras están a medio pochar, se incorporan los jarretes, el jugo que han soltado y las dos hojas de laurel.

  

7-Regar el conjunto con el vaso de vino tinto, el de agua y salar con la pastilla de caldo desmenuzada. Cerrar la olla y cuando alcance presión, dejar cocer durante 25-30 minutos.

 

 

8-Cuando la carne está tierna, se retira a una fuente.

 


 9-La salsa sobrante se pasa a un cuenco y se tritura. Ahora tenemos dos opciones, la podemos ligar con maicena disuelta en agua fría o la ponemos a reducir sobre el fuego hasta que alcance la consistencia que nos guste para napar luego la carne.

 

 

 

10-Yo he optado por pasarla a una cazuela, ponerla al fuego y dejarla que vaya evaporando el agua hasta que la salsa adquiera la consistencia deseada.

 


 11-De guarnición he optado por unas patatas fritas y un poco de ensalada.

 


El plato, que es bien sencillo, enamora a los paladares más exigentes, no olvidéis nunca que otra de las formas de agradar, es conquistar también el estómago de la persona amada. 

Disfrutad de la ración.



Y ya, para finalizar esta carta, solo me queda enviaros este mensaje de amor que sale del alma de esta romántica que os lleva en el corazón.

                               Kasioles

 

 

 

 

sábado, 30 de enero de 2021

PARA TÍ Y......... PARA COMER, FRICANDÓ

 


Querida madre: Hoy quería comentarte las dudas que tenía cuando decidí
volver a reanudar nuestra correspondencia a través del blog.

 








Un año sin publicar, se hace muy largo y temía que nuestros seguidores se hubieran olvidado de nosotras.

 


Es cierto que a muchos les he perdido la pista y no han regresado todavía, pero otros… siguen estando ahí, nos arropan con sus letras y para ellos va mi agradecimiento.

 

Tengo comentarios que me estimulan a escribir, hoy me acordaba de un amigo que algunos ya conocéis, su blog se llama EL EMBRUJO DE GAIA (https://elembrujodegaia.blogspot.com/), y su autor, Jorge Donato, es un gran amante de la Naturaleza y de las letras, me encantaría que visitarais su espacio, apuesto a que no os va a defraudar.


Como homenaje al amigo, he escrito para él:

 

 

Me habían alegrado el día,

letras engarzadas me emocionaron

sabía que fluían de un corazón noble

capaz de arrullar y acariciar

cual brisa suave en una mañana fría.

 

Mil gracias por tan cálida acogida

sus palabras llevan amor en cada sílaba,

y mientras escribe, imprime en cada relato

un sello romántico y poético

que a todos sus lectores fascina.

 

Es un fiel amante de la Naturaleza

observador de los más recónditos lugares

descubridor de las mil sensaciones

que, al estimular su ingenio,

logra transmitir esa pasión

que contagia a sus lectores.

  

Sin darse importancia, se deja ver de vez en cuando, es como el río que aparece y desaparece, pero, cuando se asoma, nos muestra belleza, sensibilidad y encanto. Gracias por ser como eres: Observador, creativo, sensible y poeta.

 

Y como ya se acerca la hora de la comida, hoy os prepararé un plato catalán que está buenísimo: FRICANDÓ.

 

INGREDIENTES: 750 g de filetes de ternera (decid al carnicero que los corte finos), 300 g de champiñones o setas (he utilizado una lata), 1 cebolla grande, 2 zanahorias, 1 puerro, harina para rebozar, 100 ml de vino blanco seco, 2 dientes de ajo, perejil, una hoja de laurel, un puñado de piñones, 1 rebanada de pan tostado, aceite, sal y pimienta.

 



PREPARACIÓN:

 1- Enharinar los filetes ligeramente. 


2- Echar aceite en una sartén, dejar calentar bien e ir añadiendo los filetes enharinados, no es necesario que se hagan totalmente, con vuelta y vuelta es suficiente.

 

3-Reservarlos en una fuente, irán soltando su jugo.

 

4- Picar el puerro y la cebolla. Picar también los dos dientes de ajo y el perejil. Reservar.


5- Pelar y cortar en rodajas las zanahorias. Reservar.

 

6- En el aceite sobrante utilizado para los filetes, añadir el puerro y la cebolla. Dejar pochar lentamente.

 

7- Cuando las verduras están pochadas, se pasan a una cazuela amplia y sobre ellas se colocan las rodajas de zanahoria.

 

8- Incorporar los filetes y el jugo que han soltado.

 

9- Regar con el vino blanco y 2 vasos de agua, salar a gusto y aromatizar con la hoja de laurel. Dejar cocer lentamente por espacio de una hora.

 

10- Poner en una sartén aceite, dejar calentar, echar los champiñones laminados y añadirles los ajos y perejil reservados, dejar rehogar unos minutos.

 


11- Volcar sobre los filetes.


12- Hacer una picada con el pan tostado y los piñones.


 

13-Añadirla a la cazuela. Salpimentar al gusto. Dejar que cueza todo junto unos minutos y servir.

 

A la hora de presentar el plato, lo acompañé de unas cebollitas francesas que tenía confitadas. ¡Ha sido un gran acierto!


 



Es un plato que si se deja reposar, incluso de un día para otro, sigue estando delicioso.

 

En la próxima os contaré más.

 

Recibid cariños y abrazos de vuestra

 

                                                Kasioles

domingo, 17 de enero de 2021

PASTEL TEMPLADO DE ALUBIAS VERDES Y BONITO

 

Querida madre: Pese a ser media mañana y lucir un sol que brilla como ya no recordaba,
seguimos con temperaturas bajo cero.


Nada más levantarme, el termómetro marcaba menos cinco grados, y la nieve acumulada en la parcela de casa sigue aún sin derretirse después de una semana, lo mismo ocurre con la piscina de la urbanización, su superficie está cubierta por una capa de hielo.



A raíz de este frío que estamos pasando, hoy le comentaba a tu nieto Lucho la preocupación que tenía por la vida de la glicinia que, después de tantos años con nosotros, se ha integrado al entorno de la casa en el pueblo. Sé que aguanta heladas, pero ignoro si las soporta continuadas, también sé que pueden llegar a cumplir cien años.





Y cambiando de tema, estoy recordando que también tu biznieto Lucho, me mandó una música que a él le encanta, es un entusiasta del violín y me había dicho que es el instrumento que más se parece a la voz humana, él lo toca fenomenal y al escuchar este preludio de Bach, escribí:


 

Escucho un preludio de Bach,

hoy lo toca Yo-Yo Ma

su violonchelo habla

al hacer vibrar sus cuerdas

con un arte sin igual.


Me traslada a otro lugar

un mundo imaginario de paz

donde sus notas aladas

son preciosas mariposas

que no cesan de volar.


Se posan en mi piel

me acarician,

me emocionan,

me relajan,

me hacen soñar y…

al evadirme de la realidad,

escucho al amor de mi vida

que, con su voz grave,

susurra en mi oído

palabras para enamorar.


Tenía esta receta que era apropiada para los días siguientes a Navidad, por aquello de desengrasar después de copiosas comilonas, pero como este pastel templado siempre estará de actualidad, aquí os dejo la forma de prepararlo:


PASTEL TEMPLADO DE ALUBIAS VERDES Y BONITO:


Ingredientes: 500 g de alubias verdes, 4 patatas, 3 zanahorias, 3 huevos, 2 latas de bonito en aceite, mayonesa y 6-7 pepinillos en vinagre. Para la decoración, tomates cherry, lechuga o lo que se nos ocurra para rematar el pastel y que quede apetitoso.




Preparación:

1-Cortar las puntas de las alubias verdes y quitarles las hebras laterales si fuese necesario. Reservar.



2-Pelar las zanahorias y las patatas. Lavar y reservar.



3-En una cazuela con agua y sal poner a cocer las alubias verdes, las zanahorias y las patatas, todo troceado.


4-En otra cazuela poner a cocer dos o tres huevos durante 10 minutos. Pelar y reservar.


5-Cuando las patatas, zanahorias y alubias están cocidas, se sacan de la cazuela separando, por un lado, las patatas y zanahorias a una fuente y las alubias verdes a otra. Reservar.



6-Abrir las latas de bonito, mezclar su contenido con los pepinillos muy picados y las patatas cocidas. Con ayuda de un tenedor ir machacando las patatas para formar un puré, ligar con una cucharada de mayonesa. Reservar.




7-Mezclar las zanahorias con algunos trozos de patata, pepinillos en trocitos y los huevos cocidos troceados. Formar un puré.



8-Ligar con una cucharada de mayonesa. Reservar.

9- Para montar el pastel necesitaremos un molde redondo, desmontable, al que le habremos quitado la base, sólo se precisa el aro y éste se colocará sobre la fuente donde se vaya a presentar el pastel.



10-Primero pondremos de fondo una buena capa del puré hecho con zanahoria, patata, pepinillo y huevo cocido.



11-Cubrir con una capa de alubias verdes, encima otra de puré de bonito y finalizar con alubias verdes con mayonesa que extenderemos por encima.




12- Sólo queda decorar según el gusto de la cocinera, y retirar el aro con cuidado, de esta forma lograremos un pastel llamativo que entra por los ojos y dan unas ganas enormes de probarlo. ¡Todo un éxito!




Y con este rico pastel, doy por terminada mi carta no sin antes enviaros cariños y abrazos de vuestra.

     Kasioles