Seguidores

domingo, 17 de noviembre de 2019

LOMO DE TERNERA EN SALSA DE PIÑONES Y PASAS


Querida madre: En mi última carta estábamos las dos en Comillas disfrutando de la visita al CAPRICHO DE GAUDÍ, pero todavía no he contado la historia que rodea a este colorista palacete, también se le conoce como VILLA QUIJANO.


Un joven abogado llamado Máximo Díaz de Quijano, instalado en Cuba, fue el que encargó a Gaudí su futura residencia de tres plantas. 





Lo cierto es que se adaptaba perfectamente a los sueños y necesidades de este indiano que hizo fortuna en América y era un gran aficionado a la música y la botánica.






Por esta razón, no podía faltar el cuerpo elíptico y acristalado de un precioso invernadero orientado al Sur y protegido por la forma en “U” del edificio.






Con solo 47 años de edad, Máximo se siente enfermo y presiona a Gaudí para que se acabe cuanto antes su casa, quiere regresar a la tierra que le vio nacer y, a los pocos días, se muere ¡Así de triste y dura es a veces la vida!



Era de noche cuando llegamos a Galizano, había parado de llover.





Después de cenar, aún estuve leyendo un libro que me enganchó desde su comienzo, al llegar a la página 55, me metí tanto en la trama, que sentí que el viento me empujaba y azotaba mi cara, aquello me inspiró algo y escribí:


  
SÉ QUE ERES AIRE QUE ACARICIA
Y VIENTO QUE TAMBIÉN AZOTA
NO ENTIENDO LA AMBIGÜEDAD
CUANDO TANTO BIEN APORTAS.

TE VIVO CUANDO TE PIENSO
Y TU RECUERDO ME SIGUE
POR ESO DUELE LA AUSENCIA
CUANDO EL SILENCIO PERSISTE.
  
EN LAS TARDES DE UN OTOÑO
QUE TRANSCURREN LENTAMENTE
PIENSO EN UN TIEMPO PASADO
EN QUE ESTUVISTE A MI LADO
Y FUISTE MI CONFIDENTE.


Y como se acerca la hora de comer, hoy quiero prepararos algo digno de un día de fiesta: LOMO DE TERNERA EN SALSA DE PIÑONES Y PASAS.

INGREDIENTES: Filetes de lomo alto muy gruesos, aceite, sal y pimienta, 2-3 dientes de ajo, una cebolleta, una cebolla, la parte blanca de un puerro, dos zanahorias, 1 cucharadita de tomillo, 250 ml de vino Pedro Ximénez, un vaso de agua, pasas y piñones al gusto.


  



PREPARACIÓN:
1-Salpimentar los filetes de lomo, yo he utilizado una mezcla de pimientas roja y negra. Reservar.

2-Picar la cebolleta, el puerro, la cebolla y las zanahorias peladas. Reservar.

3-Poner una cazuela al fuego con aceite, que cubra el fondo, añadir dos dientes de ajo partidos a la mitad y dejar que tomen color.

4-Cuando están, se van echando los filetes, como son grandes, echaremos sólo dos de cada vez, la carne debe sellarse bien por todas partes.


5-Una vez que están todos sellados, se retiran a una fuente y se reservan.

6-En la misma cazuela donde se han sellado los filetes, observaremos que parte de sus jugos se han quedado adheridos al fondo, pero en ese mismo aceite sobrante echaremos las verduras picadas que teníamos reservadas. Remover y dejar pochar.


7-Una vez pochadas, veremos que todo el fondo oscuro que tenía la cazuela ha desaparecido y ese sabor ha impregnado las verduras.

 8-Pasar todas las verduras a un vaso batidor y añadirles el vaso de agua. Triturar.



9-Volver a pasar la salsa resultante a la cazuela, encender el fuego de nuevo y echar los filetes  junto con el jugo que han soltado al reposar, aromatizar con el tomillo, el vino Pedro Ximénez y rectificar el punto de pimienta y sal.


10-Dejar cocer todo junto hasta que la carne esté tierna.

11-Ya sólo queda servir y espolvorear con unas pasas y piñones. Una parte de salsa se puede poner en una salsera para que cada uno se eche la que guste.



Y con el deseo de que esta receta guste a la mayoría, ya sólo me queda enviar, tanto  a ti, madre, como a los que disfrutan de tu compañía, todo el cariño de esta familia que siempre os lleva en el corazón.

                                                Kasioles



lunes, 14 de octubre de 2019

SALTEADO DE TIRABEQUES Y CHAMPIÑONES CON JAMÓN


Querida madre: Te había dicho que cogería tu mano para llevarte a Comillas, hoy recordaremos ese viaje.

Salimos de Santillana  después de comer y, según nos íbamos acercando a nuestro destino, vimos, a través de los cristales del coche, una gran playa llena de bañistas, habíamos tenido suerte, el día seguía siendo caluroso. Nos preguntamos a la vez



¿Seguirá lloviendo en Galizano?






Decidimos olvidarnos de la playa y centrarnos en localizar lo que queríamos ver: EL CAPRICHO DE GAUDÍ. Es imperdonable estar en Comillas y no admirarlo.

Se trata de un precioso palacete diseñado por el famoso arquitecto Antonio Gaudí, es de estilo modernista ¡Y yo que me había creído que toda su obra estaba en Barcelona!
Pues no, ha dejado su huella no solo en Comillas, en Astorga se puede contemplar el PALACIO EPISCOPAL y, en León, la CASA BOTIN.

Gaudí, como genio creativo, original y avanzado a su tiempo, en el CAPRICHO (1883-1885) ha sabido mezclar, con gran gusto y acierto, el ladrillo cara vista, la cerámica vidriada (girasoles) y el hierro forjado.

La maravillosa belleza de la Naturaleza,  su luz y colorido, se hace notar en todo el edificio.

Continuará…



El mes de septiembre y el de octubre han marcado mi vida, si me pongo a recordar…








ERA TAN JOVEN, TAN INEXPERTA,
QUE AL VERTE Y HABLAR CONTIGO
SENTÍ EL FLECHAZO DE ESE CUPIDO
QUE ME ACECHABA SIN DARME CUENTA.

AÚN NO SÉ SI FUE TU VOZ
EL BRILLO DE TU MIRAR
O LA SONRISA ATRAYENTE
QUE ME LLEGÓ A ENAMORAR.

            ¡QUÉ SE YO!
SI AÚN AHORA NO ENTIENDO
COMO PUDO SUCEDER
TAN REPENTINA ATRACCIÓN.

         ¡Y DURÓ!
AÚN GUARDO EL RESCOLDO
DE ESE AMOR QUE COMPARTIMOS
DE TODO LO QUE NOS DIJIMOS
Y DE ESE MIRAR, TAN TUYO,
QUE DESPERTABA  PASIÓN.
         ¡BENDITO AMOR!


ES…ALGO GRANDE E INTANGIBLE
QUE TODO LO PUEDE Y MUEVE
QUE ATRAPA Y ENCADENA
SIN MOTIVO NI RAZÓN.
         ¡BENDITO AMOR!


Ortega y Gasset decía que el enamoramiento es un estado de imbecilidad  transitorio.



¡Y yo que quisiera ser imbécil durante toda mi vida…!

Ahora toca entrar en la cocina, quiero dejaros un

SALTEADO DE TIRABEQUES Y CHAMPIÑONES CON JAMÓN

INGREDIENTES: 300 gramos de tirabeques, 5 champiñones grandes, 2 dientes de ajo, 2 cayenas o unos aritos de guindilla, unas lonchas de jamón serrano, aceite y sal.



PREPARACIÓN:

1- Lavar y limpiar los tirabeques, hay que quitarles las puntas y tirar de una de ellas para sacar la hebra de la vaina.

 2- Una vez limpios, poner una cazuela al fuego con agua y sal, cuando empiece a hervir, echar los tirabeques y escaldarlos por espacio de unos 10 minutos. Reservar un poco del agua de cocción.



3- Pasado el tiempo, se trasladan a otra cazuela con agua bien fría para que no pierdan su color.

4- Pelar los champiñones y cortarlos en láminas. Reservar.

5- Picar las lonchas de jamón en trocitos pequeños. Reservar.

 6- En una sartén con aceite, echar los ajos picados y las dos guindillas troceadas, cuando los ajos empiezan a tomar color, se añaden los champiñones, rehogarlos durante unos minutos.



7- Añadir el jamón picado, seguir rehogando. 


8- Por último, se incorporan los tirabeques escurridos (como era mucha cantidad tuve que trasladar el sofrito a una cazuela amplia), rehogar todo el conjunto y, si quedase muy seco, se alarga con un poco del agua de cocción que hemos reservado.


Si os gustan los tirabeques que tienen cierta semejanza con los guisantes o las judías verdes cuando son muy tiernas, os encantará este plato. Servir y disfrutad.




Os dejo cariños y abrazos de todos para todos.

                                                 Kasioles


lunes, 30 de septiembre de 2019

MERMELADA DE ALBARICOQUES AL AROMA DE VAINILLA



Querida madre: Me gustaría continuar el viaje cogida de tu mano y visitar Comillas, pero lo dejaremos para la próxima semana.




¿Sabes que ayer domingo he soñado con Anthony? Lo cierto es que el sueño no ha sido nada agradable y por ello quiero escribirle para que sepa que lo sigo queriendo y no lo olvido.



ONCE AÑOS DESPUÉS….

NOS ABRAZABAN LAS SOMBRAS DE LA TARDE
MIENTRAS EL SOL TRATABA DE OCULTARSE.



SOLOS, SIN APENAS GENTE ALREDEDOR,
CONTEMPLÁBAMOS EN SILENCIO,
ACARICIADOS POR LA SUAVE BRISA MARINA,
EL MARAVILLOSO Y CASI MÁGICO ESPECTÁCULO
QUE OFRECÍA EL MAR EN PLENA CALMA.

COGIDOS DE LA MANO, NOS OLVIDAMOS DEL TIEMPO,
SEGUÍAMOS EXTASIADOS OBSERVANDO. SIN HABLAR,
LOS ÚLTIMOS PARPADEOS DE UNA ESFERA LUMINOSA
    QUE SE RETIRABA A  DESCANSAR.


SU LUZ MISTERIOSA NOS ENVOLVÍA,
UNA LUZ QUE NO ACIERTO A DESCRIBIR
FUE ALGO SEDUCTOR, ÚNICO,
LO LLEVARÉ CONMIGO MIENTRAS VIVA.


SEGURAMENTE EL SOL YA LO SABÍA
E INTENTÓ DEJARNOS SUS MARAVILLOSOS
REFLEJOS COMO DESPEDIDA.

ÉL SE MARCHÓ EN SEPTIEMBRE
Y HOY, YA SIN ÉL, EN UN OTOÑO
QUE EN NADA SE PARECE AL DE AQUÉL DÍA,
 VOY AGOTANDO EL CAMINO SOLA
 ¡Y AÚN AÑORO SU MANO,
SU AMOR Y LA FELICIDAD VIVIDA!


Y como todos los ojos no lloran el mismo día, tendremos que hacer algo por la vida y lo primero es aportarle nutrientes, hoy os dejo la receta de una mermelada hecha con los albaricoques de un árbol que siempre las heladas prematuras queman sus flores y nunca sus frutos llegan a término.
Como excepción, he podido recoger unos pocos y aquí está la receta:

MERMELADA DE ALBARICOQUES AL AROMA DE VAINILLA
INGREDIENTES; 750 g de albaricoques sin hueso, 500 g de azúcar, el zumo de medio limón y una cucharadita o dos de vainilla bourbon en pasta.


PREPARACIÓN:
1-Escoger albaricoques maduros, lavarlos y sacarles el hueso del interior. Pesar la fruta y añadirle siempre menos cantidad de azúcar, los muy golosos, pueden poner el mismo peso de fruta que de azúcar).

2-Pasarlos a un cuenco amplio y regar con el zumo de limón, echar el azúcar.

3-Remover con una cuchara de madera y dejar en maceración una hora más o menos.

4-Pasar el contenido del cuenco a una cazuela y ponerla a fuego medio para que se vayan cociendo los albaricoques y, al mismo tiempo, vayan soltado su jugo que formará un almíbar con el azúcar. Remover de vez en cuando y retirar la espuma que se forme.


5-Cuando la fruta esté blanda, triturar con la batidora, no es necesario hacer un puré (si quedasen trocitos de fruta son agradables a la hora de degustar la mermelada), remover y dejar sobre el fuego dándole vueltas, de vez en cuando, para evitar que se agarre al fondo de la cazuela.


6-Aromatizar con la cucharadita de vainilla, remover.

7-Cuando la mermelada haya alcanzado la consistencia deseada, se separa del fuego y se rellenan con ella unos botes esterilizados.


8-Cerrarlos con sus respectivas tapas y darles la vuelta, dejar así hasta que se enfríen.


Y sin más por hoy, a ti madre te envío un fuerte abrazo y para Anthony todo el amor de

                                                                                                                                                Kasioles