Seguidores

martes, 5 de diciembre de 2017

BIZCOCHO DE PERAS

Querida madre: Como esta carta la tenía escrita desde el mes de Julio, ya  es hora de que le llegue el turno para ser enviada.

Siempre que voy al pueblo no dejo de pasarme por allí, riego vuestras flores y  me quedo un ratito hablando con vosotros ¡qué calor más agobiante estamos pasando este verano! Lo reseca todo.


Hoy me he pasado la mañana pensando en él, (será también porque echo en falta las flores que nunca me faltaban en este día) y, al recordar el pasado, me doy cuenta de lo feliz que sería si continuaseis a mi lado.



Mis sueños son entelequias que revivo apasionada, son quimeras que no acierto a comprender porque, en mi mente, estáis vivos. Hace un rato he  sentido que lo tenía cerca y fue cuando he dado rienda suelta a mi imaginación:




Ya que has vuelto, amor, recorreremos un camino sembrado de dicha eterna, noto tu brazo en mi talle y me acaricia tu risa, siento el roce de tu piel cuando tu mano se desliza en mi mejilla, veo en tus ojos pasión cuando brillan como estrellas y escucho que el latido de mi corazón se acelera al mismo ritmo que el tuyo: ¡Cuánto te quiero!




Si hay algo en esta vida que nadie podrá robarnos, ni podrá manipular jamás, es la capacidad que tenemos  para soñar despiertos.



SÍ, SOÑAR QUE TE TENGO
QUE ESTÁS A MI LADO
QUE SIENTO TU ABRAZO
CON TANTO AMOR REFLEJADO…
ES EL MEJOR REGALO
QUE, EN ESTE DÍA,
PODRÍAS HABERME DADO.
¡MIL GRACIAS POR TODO LO QUE VIVÍ A TU LADO!
SINCERAMENTE, NO ME CREO MERECEDORA DE TANTO.

Y de hoy no pasa sin cumplir un encargo que tengo pendiente con una amiga, quería que le hiciese un bizcocho y como he estado tantos meses alejada del blog, lo he ido dejando hasta ahora: Para ti, Ámbar (Su blog: Sentimientos en Ámbar, os acogerá con cariño) espero que te guste este bizcocho de peras.

INGREDIENTES: 4 huevos, 250g de harina, otro tanto de azúcar, una pizca de sal, otra de canela molida, dos peras conferencia que no estén muy maduras, 150cc de aceite de girasol y 125 de leche entera, un sobre de levadura, mantequilla para engrasar el molde (sirve un poco de aceite de girasol) y azúcar glass para decorar.

PREPARACIÓN:
1-En un cuenco poner los 4 huevos, el azúcar, la pizca de sal y la canela.

2-Batir hasta que quede una mezcla blanquecina y haya aumentado de volumen.


3-Añadir el aceite y la leche, seguir batiendo hasta que se integren.


4-Mezclar la harina con el sobre de levadura y tamizarla, a través de un colador, sobre el contenido del cuenco, hacerlo poco a poco.

5-Seguir batiendo hasta que se haya incorporado totalmente.

6- Pelar las dos peras y cortarlas en daditos pequeños.

7- Incorporarlas a la masa del bizcocho.

8- Mezclar con un batidor manual de varillas.

9-Engrasar un molde con chimenea y verter en él este preparado.

10-Llevarlo al horno precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo y dejar cocer unos 50 minutos. Pasado el tiempo, se deja enfriar, se desmolda y decora con azúcar glass.


Y deseando haya sido de tu agrado, ya me despido de los míos enviándoles un fuerte abrazo.

                         Kasioles

lunes, 27 de noviembre de 2017

COSTILLA DE CERDO AL HORNO

Querida madre: El otro día, estando en el pueblo, he encontrado esta carta, la había escrito a últimos de verano (en uno de esos ratos tranquilos en los que aprovecho para hablar contigo) y, como todavía estaba sin enviar, me ha parecido oportuno hacerlo ahora, dice así:











Se han disipado las nubes, el cielo está de un azul transparente y junto con el verdor de los cedros, el paisaje forma un bello conjunto.




Hay un gallo cercano que no para de cantar, siempre está dispuesto a dejarse oír, no quiere perder su protagonismo.



Por lo demás, todo está tranquilo, hasta los pájaros, que siempre suelen despertarme, están más sosegados, apenas se les oye ¡satisfechos tienen que estar al haber acabado con los frutos del moral y parte de las uvas que empezaban a madurar!





He vuelto al pueblo con tres  de tus biznietos, sus padres se han ido a navegar y ellos se han quedado encantados conmigo.

Sin querer, pienso en él y en lo mucho que ha cambiado mi vida desde que se ha ido, no te puedes imaginar el esfuerzo que tengo que hacer para seguir adelante sin vosotros.



¡Por favor! ¡Regresa a mí!
Hago un alto en mi rutina diaria
Me paro, porque me acuerdo de ti,
 Te escribo estas letras, amor mío,
Pues no dejo de pensar en lo feliz que fui.
Hay amores que permanecen en el tiempo
No se oxidan y no dejan de crecer
Mi amor por ti se hace inmenso
Aunque pueda ser difícil de entender.
Yo quisiera esas tardes a tu lado
Y las noches de pasión hasta el amanecer
Yo quisiera dar marcha atrás al tiempo
Para poder amarte aún más que ayer.
Quisiera esos otros ratos en calma
En que las horas dejábamos pasar
Soñábamos con una larga vida juntos
Sembrada de amor hasta el declinar.
Soñábamos con caminar unidos
Pese a hacerlo con lentitud al andar,
Lo importante era compartirlo todo
Hasta ese otro tipo de amor, tan tierno,
Que nos uniría todavía más.

Y ahora, como lo prometido es deuda, paso a preparar una rica costilla de cerdo al horno.

INGREDIENTES: Dos o tres tiras de costilla de cerdo, uno o dos sobres de sopa de cebolla (dependiendo de la cantidad de costillas que necesitemos), una lata de coca-cola, un vaso de vino blanco, medio vasito de aceite de oliva,  tres o cuatro dientes de ajo, sal gorda, pimienta y si gusta, un poco de salsa picante. De guarnición unas patatas panadera.


PREPARACIÓN:

1-Quitar el exceso de grasa a las costillas y salpimentarlas.

2- En un mortero, con un poco de sal gorda, machacar tres dientes de ajo con bastantes hojas de perejil. Añadir un chorro de aceite y el vino blanco. Remover para mezclar. Si gusta un punto picante, añadirlo con el vino.

3- Con este preparado, pincelar las costillas por las dos caras. Dejar macerando toda la noche en el frigorífico.

4- Al día siguiente, colocar las costillas en una bandeja de horno y extender el sobre o sobres de cebolla por encima de ellas, hacer lo mismo por la otra cara, presionar un poco con los dedos para que la cebolla se quede adherida a la carne.

5- Regar todo con el bote de coca-cola.

6- Con el horno precalentado a 150 grados (con calor arriba y abajo), meter las costillas.

7- Pasada una hora, más o menos, se les da la vuelta. Repetir la operación pasada otra hora y así hasta que veamos que la carne se retrae y una parte del hueso queda al descubierto. El asado durará unas tres horas.

8- Cuando la carne está en su punto, podemos tirar de cada uno de los huesos, saldrán limpios y con facilidad.

9- En una fuente que pueda ir al horno, preparar la guarnición: Cortar las patatas en rodajas, los pimientos en tiras, la cebolla en juliana, salar y regar con un chorro de aceite y un poco de vino blanco. Hornear hasta que las patatas estén tiernas.

10- Ya sólo queda servir y degustar.

Y ya me despido hasta la próxima semana, ahora me toca ir a la cocina para adelantar  la comida de mañana, los espero a comer.

Cariños y abrazos de todos para todos.

                                          Kasioles

viernes, 17 de noviembre de 2017

ENSALADA DE FRUTAS Y CANÓNIGOS.

Querida madre: Ya sé que has recibido mi carta y te llenó de alegría.

Me imagino a Anthony y a ti leyéndola y compartiendo felices lo que os cuento de mi vida.

¡Lástima que estemos tan distantes! ¡Lástima que sean tan distintas nuestras vidas!

La mía, aunque es dichosa, pues me arropan los frutos que Anthony me ha dejado,  (en algunos veo el reflejo de su cara) en nada se parece 
a cuando estabais a mi lado, pero, a pesar de ello, sigo caminando y no dejo de soñar con reanudarla algún día.




Es Otoño,  estamos en noviembre, los días tienen menos luz y quizás se cuele entre mis letras una sombra de melancolía, no puedo remediar el añoraros, no puedo remediar el recordar que sois parte de mi vida.

Y como la nostalgia va adosada al recuerdo, recurro a los sueños para sentirme viva.



 SOÑAR
CONFIESO QUE ME HACE FELIZ
QUE ME EVADE DE LA PENA
ME DISIPA LA NOSTALGIA
Y ME ACERCA MÁS A TI.
SOÑAR
ES MI VÁLVULA DE ESCAPE
ES UNA VENTANA ABIERTA
LIBERADORA DE ANGUSTIAS
QUE SE APODERAN DE MÍ.
SOÑAR
SIEMPRE CONTIGO, AMOR MÍO,
TÚ, MI ÚNICO DESTINO
MI AMANTE FIEL Y SINCERO
EL LADRÓN DE MIS DESVELOS
EL QUE ME ACARCIABA EL ALMA
Y ME REPETÍA: ¡TE QUIERO!
¡LÁSTIMA QUE NUESTRO APRETADO
ABRAZO TENGA QUE SER SIEMPRE
                                                 EN SUEÑOS!

Como hoy dispongo de poco tiempo, voy a dejaros una ensalada muy vistosa y rica que bien puede servir para una de las cenas de tantos días de fiesta como se nos avecinan.
ENSALADA DE FRUTAS Y CANÓNIGOS.

INGREDIENTES: Una bolsa de canónigos, un mango, dos naranjas, nueces, un sobre de salmón ahumado y, para decorar, tomates cherry o unos dados de queso. Aliñar con un poco de aceite y vinagre de Módena (yo no tenía y utilicé uno de Jerez).

PREPARACIÓN:
1-     Pelar muy bien las naranjas, cortarlas en rodajas finas. Pelar el mango y cortarlo en gajos. Partir los tomates  cherry a la mitad. Pelar las nueces y utilizar la mitad de la bolsa de los canónigos. Hacer un rollito con cada lámina de salmón. Reservarlo todo.

2-     Montar la ensalada según la foto y aliñar. Servir y saborear.


Esta ensalada es un buen acompañante para un plato de carne de cerdo, prometo compartir con todos vosotros una receta en mi próxima entrada.

Para terminar, ya sólo me queda enviaros cariños y abrazos.

                                             Kasioles

jueves, 9 de noviembre de 2017

TOSTAS DE VENTRESCA DE BONITO CON PIPARRAS:

Querida madre: Hoy, después de tantos meses, vuelvo a coger un folio para ponerte unas letras.
Ya sabes que soy incapaz de escribir directamente en Word, me gusta deslizar mis dedos por el satinado del papel, me encanta su tacto y hasta diría algo más: su olor.
Primero, mi prolongado silencio, fue debido a que el ordenador dejó de funcionar y, más tarde, a mi pereza en regresar, pero, como no  sólo me conformaba con hablar contigo todos los días, también necesitaba escribirte, mejor dicho, escribiros.
Ya decidida, aprovecho para agradecer a todos nuestros seguidores , a aquellos que no nos olvidan, el apoyo, el estímulo y cariño que depositan en sus comentarios. Mil gracias a todos.
Madre, al llegar el otoño, es como si la nostalgia se instalase en mi corazón, no es extraño que ayer, al acordarme de él, escribiera:




    CARIÑO, ME ACUERDO DE TI
CIERRO LOS OJOS Y….
¡ESPÉRAME! PRONTO ESTOY CONTIGO:
PASEAMOS A LA ORILLA DE UN RÍO


EL SONIDO DEL AGUA NOS MARCA EL RITMO
Y LO HACEMOS DESPACIO,
DISFRUTANDO EL SONIDO
DE ESTAS AGUAS CRISTALINAS
QUE FLUYEN HACIA EL PIÉLAGO SALADO


                                         COMO REMANSO DE PAZ Y ABRIGO.

EL VAIVÉN DE LAS HOJAS,
QUE DAN SOMBRA AL CAMINO,
ES COMO UN DULCE ALETEO
QUE EMBRIAGA LOS SENTIDOS
PERO NO  ¿PARA QUÉ ENGAÑARME?



ES LA DICHA DE  TENERTE, DE BESARTE,
DE ADORARTE, DE SENTIR QUE ESTÁS CONMIGO
Y DE PODER ABRAZARTE.
NO QUIERO QUE EL CAMINO ACABE
¡SÓLO QUIERO ESTAR CONTIGO!



Y ahora voy a dejaros una receta muy sencilla pero, no por eso, menos rica, es un entrante con el que quedaremos siempre bien al ofrecerlo a nuestros invitados:
TOSTAS DE  VENTRESCA DE BONITO CON PIPARRAS:

INGREDIENTES: Rebanadas de pan, 2 o tres cebollas, mahonesa, una lata de ventresca de bonito y piparras (son guindillas en vinagre con un punto de picante muy suave).


PREPARACIÓN:
1-     Cortar una barra de pan en rodajas o comprar  un pan ya cortado. Si es de vuestro agrado, podéis tostar las rebanadas en el horno, esto depende del tiempo que se tenga para preparar el aperitivo, yo no lo tuve.

2-     En una sartén con un poco de aceite, echar las cebollas peladas y cortadas en juliana, ponerles el punto de sal y dejar que se vayan confitando lentamente, hasta que adquieran un color dorado. Retirar y colar para escurrir el aceite sobrante. Reservar.

3-     Sobre cada rebanada de pan, ponemos un poco de mahonesa, si se quiere, se puede extender para que la cubra por completo.

4-     Poner encima un poco de la cebolla confitada.

5-     Cubrir con una o dos láminas (dependiendo del tamaño de la rodaja de pan) de ventresca de bonito.

6-     Volver a poner encima un punto de mahonesa y rematar con una pitarra.

7-     ¡Listo para presentar y comer! Os gustará.


Y como ya he llegado al final de esta entrada, ya sólo me queda enviaros un montón de cariños y deciros que, pese al paso de los años, os sigo queriendo y, día tras día, os revivo en mi corazón.

                                Kasioles