Seguidores

miércoles, 31 de enero de 2024

YO TENIA UN PERRO. ACELGAS CON AROMAS EXTREMEÑOS



Querida madre: Atrás se han quedado las fiestas y el mes de enero da a su fin ¡Qué rápido se me pasan los días!






Desperté con la intención de escribirte y recordar al fiel guardián que velaba nuestros sueños ¡Cuánto llegamos a querer a Jara!

 



Hoy su recuerdo viene a mi mente y me llena de gratitud y nostalgia ¡Cuánto me quería!


Todavía recuerdo perfectamente aquél fin de semana cuando, a la hora de comer de un sábado primaveral, llegó mi hijo Willi con una caja de zapatos en la que venía un minúsculo animalillo de color negro.


Me contó que su amigo Willi (se llama igual que él) le había pedido el favor de que se lo cuidara por unos días, les había surgido a sus padres un viaje y se tenía que ir con ellos. ¡Pobre Kasioles! ¡Cómo si yo supiera qué hacer con tan diminuto animal!



Mi hijo, que por aquél entonces cumplía 14 años, tenía menos idea que yo de cómo criar a un perro, su amigo le había dicho que le diera leche.

 

Muy atrás había dejado la época en que amamantaba a mis hijos y luego les daba biberón, en casa ya no quedaba nada, ni siquiera una tetina de goma con que poder alimentar al perro.

 

En la tapa de un bote, empecé a echarle un poco de leche y, cual sería mi sorpresa, cuando veo que el animalillo sale de la caja y la empieza a lamer, me alegré, ya no se moriría de hambre.


Cuando se me ocurrió darle un poquitín de carne picada en el hueco de mi mano, aquello ya fue el anillo de compromiso que nos unió para siempre, dejó la leche por la carne picada y le encantaba el jamón de york que más tarde le di.

 

El amigo de mi hijo nunca regresó a buscar al perro, mi hijo estaba feliz.

 

Se convirtió en mi sombra durante los meses de verano, me adoraba, jamás lo até y, todos los días de invierno, Anthony se acercaba al pueblo para llevarle comida.

  

RECORDANDO A JARA

  Eras…

El amigo fiel que todo lo perdona

la sombra de mis pasos

y el confidente paciente

cuando la nostalgia aflora.

 

                                                Eras… 

                                                    ese amigo que se añora

celebra tus alegrías

y en las penas no abandona.

 

Respetabas mis silencios

y saltabas al verme feliz

fuiste mi mejor amigo

y el guardián de mi dormir.


 

 

Al pasar las fiestas había que cambiar de hábitos de comida, se me ocurrió preparar unas acelgas que serían de lo más saludables y digestivas, guardaba las fotos que ahora comparto con vosotros.

 

INGREDIENTES: Un manojo de acelgas, dos pastillas de caldo de ave, una cebolla, 3 dientes de ajo, 2-3 patatas, una cucharadita de pimentón dulce, un poco del agua de la cocción de las acelgas, tres huevos cocidos y aceite de oliva.

 




PREPARACIÓN:

 

1- Lavar bien y limpiar de hilos las acelgas, trocear pencas y hojas. Reservar.

 


2- Poner una cazuela al fuego con agua junto con pastilla y media de caldo de pollo. Cuando comience a hervir se añaden las acelgas con sus pencas.

 


3- Una vez que están tiernas, se retiran y se reserva un poco del agua de cocción.

 

4- Cortar la cebolla en juliana y las patatas como para tortilla, es decir, en láminas finas y pequeñas. Reservar.

 

5- Poner una sartén al fuego con un poco de aceite, mejor que cubra el fondo, dejar calentar y añadir las patatas y la cebolla, dejar pochar y retirar cuando el conjunto haya adquirido un ligero color dorado.


 

6- En el aceite sobrante de la sartén (si es necesario se añade un poco más) se doran 3 dientes de ajo laminados, se separa un poco la sartén del fuego y se añade una cucharada rasa de pimentón dulce, remover y verter un poco del líquido de la cocción de las acelgas.


 

7- Volver a colocar la sartén sobre el fuego e incorporar las acelgas, cebolla y patatas reservadas.


 

8- Remover para mezclar y dejar que todo junto dé un hervor. Acompañar con huevos cocidos cortados en rodajas.

 

9- Ya solo queda degustar la ración. Recuerdo que estaban buenísimas, es una receta que se puede repetir, aunque comprendo que las acelgas no gustan a todos.



 

Acabo enviando cariños alados para vosotros que estáis tan lejos, pera mis lectores blogueros también les dejo los cariños que siempre acompañan a los comentarios que dejo en sus publicaciones.

 

                                Kasioles

 

71 comentarios:

  1. Olá, querida amiga kasioles!
    Uma receita muito boa que aparenta ser bem saborosa e a acelga é muito saudável.
    O carinho por sua mãe é sempre presente.
    Você merece nosso carinho. É uma bondosa e amável amiga.
    Tenha dias abençoados!
    Beihinhos fraternos de paz

    ResponderEliminar
  2. Un plato de los tradicionales.
    Tiene que estar de rechupete.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso homenaje a ese chucho que os robó el corazón, Kasioles.
    La receta es muy parecida a la que hacía mi madre, en casa.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Kasioles, este es un hermoso homenaje a "tu perro", un miembro más de la familia. Yo también he tenido perros y gatos cuando vivía en una casa, ya que podían moverse libremente. Sin embargo, en la gran ciudad en la que ahora resido, no puedo tener mascotas, ya que este entorno no está diseñado para ellos.

    La receta me gusta mucho, a mí tampoco me desagrada la verdura, ya que el cuerpo la reclama de vez en cuando. Es maravilloso venir a visitarte y, al mismo tiempo, reconfortante.

    Te envío un fuerte abrazo, muchos besos y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. El cariño que se llega a coger a nuestras mascotas y es que ellos dan sin pedir nada a cambio.
    El plato de acelgas que hoy nos traes es un tipo de comida que me gusta mucho, a veces le añado también unos garbanzos ya cocidos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Kasioles. Todo en tu casa es hermoso, empezando por la mesa navideña. Después ¿cómo no? ese perro tan chulo. Yo no quiero ningún animal precisamente porque cuando se van, se lloran igual que a un familiar, de hecho lo son. Y por último, pero no menos importantes, ese manojo de acelgas que está pidiendo que lo cocinen en una receta tan buena como la tuya. Así cualquiera las come, hasta los no verduleros (como yo los llamo).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué lindo lo que cuentas sobre tu mascota! La receta me parece estupenda, gracias por compartirla, creo que la voy a cocinar. Besos

    ResponderEliminar
  8. Un recuerdo precioso para ese perrillo que os lleno de ilusión. A mí me trajeron hace dos años mis hijas un cachorro, ( a mis años), y me ha cambiado la vida para peor, porque ya no salgo ni quedó con nadie nada más que con él, y ya no tengo ganas de volver a salir después de las tres veces. Le tengo cariño cómo no, pero yo estaba muy bien sin él.
    Un plato muy rico y sencillo el que nos regalas hoy.
    Encantada de volver a leerte Kasioles.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. No suelo poner acelgas. Soy más de poner espinacas, con garbanzos.
    Nunca he tenido perro. Cuando vivía en casa con mis padres, siempre ha habido gatos y me encariñaba mucho con ellos. Tenían un espacio techado, que daba al segundo patio y allí pasaban la noche. nunca les dejaba entrar a las habitaciones y mucho menos a la cocina, pero si a los dos patios. Aunque el primero estaba con bastantes macetas de plantas, ellos no la estropeaban.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hay algo especial en crecer al lado de un perrete, ¿verdad? Los niños que crecen con un animal de compañía siempre me parecen más alegres.

    Sobre la comida, nunca me han gustado las acelgas, pero tu receta creo que sí la probaría

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Kasioles. Me alegro mucho al volver a ver una nueva publicación tuya.
    Preciosa historia la que nos cuentas del perro. Aunque no tengo mascota reconozco que en determinados lugares son imprescindibles, otra osa es tenerlas en un piso y la verdad me asombro cuando veo a alguien que pasea con tres perros, no con uno, sino con tres y además no pequeños. En un piso eso debe ser algo fuera de lo normal, otra cosa es que tengan espacio suficiente para poder moverse y estar al aire libre, pero como en todo, para gustos colores.
    La acelga es una de las verduras que menos utilizo, la he preparado en alguna ocasión, pero como a mi mujer no le llama sanseacabó jj.
    Tal y como la has preparado y con la culminación del huevo cocido el plato es todo un lujo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Kasioles. Todo un grato encanto leer tus sensibles desgloses, recordando ese fiel compañero "Jara" el cual fue guardia nocturno o cómplice diurno ganando tus afectos... Y Que decir de tus hábiles destrezas en la cocina, con estas “acelgas con aromas extremeñas” que nos dejas para degustar en lo virtual y tal vez intentar emular en algún momento. Gracias por todo ello.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Kasioles!! Los perros son unos amigos fieles para siempre, incondicionales y con un amor puro que no se mueve por intereses, sólo amor del bueno. Tu perro fue feliz a vuestro lado y vosotros por tenerlo. Imposible olvidar algo así y que aún esté en tu recuerdo, dice mucho de lo buen perro que fue.
    Tu receta me encanta, pues a mí sí que me gustan mucho las acelgas. Es diferente, pues nunca las he comido así y tienen que estar deliciosas. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Compañeros leales, cariñosos y nobles.
    El perro fue muy feliz en vuestra compañía . Cuando ya no están, dejan un gran vacío.
    Muy agradable leerte de nuevo con esta emotiva historia y esta receta que, sin duda, es sana y sabrosa.
    Un fuerte abrazo. Feliz mes de Enero.

    ResponderEliminar
  15. Entrañable poema para evocar a un inolvidable ser querido... Cómo se ama a un amigo animal, verdad?... Me sentí identificado cuando mencionaste que llegó una siesta en una caja de zapatos. Mi primera perrita, Caty, así llegó a mí con ocho años... Imborrable momento y tiempos de aventura que juntos pasamos!!
    Precioso ejemplar y precioso nombre Jara.

    Abrazo agradecido y emocionado, Kasioles!!

    ResponderEliminar
  16. Hola kasioles. Me alegra volver a leerte.El recuerdo es el mejor homenaje, bonitas palabras.
    Un plato de acelga que siempre viene bien 😉
    Besinos

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué ricas! Me has recordado a como las hacía mi abuela, con su huevo duro y todo. Feliz finde!

    ResponderEliminar
  18. Buenos días querida amiga!. Interesante tu receta de hoy, yo las hago pero sin cebolla ni patata sí que lo probare ya que me parece un plato bastante completo. No me gustan mucho las acelgas pero a veces un amigo nuestro nos regala de su huerto y esas como que tienen otro sabor y es cuando aprovecho para platos con acelgas.
    Me encanta tu encabezado, cuanto se les llega a querer y lo merecen por todo lo que nos dan.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Kasioles, qué bonitos recuerdos nos traes hoy, nos cuentas esta historia de tu perro con tanto cariño que incluso da cierta nostalgia leerla

    En cuanto a la receta, jamás he probado las acelgas cocinadas de esta manera, lo haría encantado, pues tienen que estar requetebuenas

    Abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  20. Hola mi querida Kasioles, yo te envié un correo y no sé si lo has visto o no ,porque ahora ya puedo recibir correos y mandarlos también aunque perdí muchos contactos, pero por lo menos está solucionado.
    Me encanta esta entrada de principio a fin donde donde nos muestras una preciosa receta de acelga cebolla patatas entre otros ingredientes, tal cual como me gusta a mí, no tomo carne y ese es mi plato.
    También nos muestras el recuerdo de tu mascota, la mejor amiga de las personas, yo también tengo un perrito que pesa 6 kilos y lleva 13 años conmigo, me da la vida en estos momentos de tristeza, es un gran compañero solo le falta hablar lo entiende todo.
    Ya me despido con un abrazo muy grande besitos y bendiciones.

    Que tengas siempre un motivo para sonreír y una ilusión para vivir la vida con alegría. Se infeliz amiga mía.

    ResponderEliminar
  21. Que cosita más liida🐶que grandes amigos son. Recuerdos que nos alegran cuando mucho vuelven.
    Rico plato Kaisoles y como me gustan. Gracias.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Me alegro que publiques de nuevo, amiga...Los recuerdos siempre son gratos cuando se han vivido con intensidad. Ese perrito perdura en tu mente y en tu corazón y es normal, Kasioles. Aún sigue latiendo en tu alma y ahora lo eternizas en las letras. Tu sentimiento planea ante nosotros y se hace presente, te agradezco que lo compartas. Como compartes esa receta, que casi puede tocarse y saborearse por tu claridad. Sabrosas acelgas y sabrosas letras, que tan bien nos dejan, Kasioles.
    Mi abrazo entrañable y feliz mes de febrero, amiga.

    ResponderEliminar
  23. Querida Kasioles, siempre admiro y me gustan tus publicaciones.
    Y me gustan las acelgas. El plato debe quedar muy sabroso.
    He estado enferma...
    Publiqué algo en español, te gustará...
    Sigue publicando. Es un ejercicio que es muy bueno para la mente...
    Días hermosos. Un febrero cálido. Abrazos y cariños. 💌
    ~~~~~

    ResponderEliminar
  24. Querida Kasioles, lamento la pérdida de tu fiel compañero Jara, las mascotas son uno más de la familia se les quiere un montón y se les echa de menos cuando nos dejan.
    Tu receta es un plato perfecto para sano que, después de los excesos navideños, viene fenomenal.
    Mil besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Una delicia de plato de acelgas y ademas tus relatos siempre han hermosos y entrañables!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Cuanto se les quiere a los perros, te comprendo muy bien. Esas acelgas tienen muy buena pinta, las haré un día de estos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Los animales se hacen querer y llegan a ser imprescindibles... Su perdida es un tormento...
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  28. Como siempre, en verdad lo digo, tus entrañables escritos y tus exquisitas recetas dejan agradables sensaciones, tanto en el alma como en el paladar.

    Me alegró volver a visitarte,

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Que linda misiva recordando a tu fiel amigo, creo definitivamente que nosotros vivimos en deuda con ellos, la deuda enorme de no aprender de su lealtad, cariño, compañía, agradecimiento, todo lo que desgraciadamente vamos perdiendo los humanos.
    Ahora voy a comer un poquillo de lo que nos dejas para seguir engordando.

    Un abrazote, mi Kasio

    ResponderEliminar
  30. Hola querida amiga!! Qué bonito homenaje has hecho a tu querido amigo, un perrro es algo más que "un perrro", eso lo entendemos sólo las que hemos amado a un animal. De pequeña, tuve una gatita que me acompañó hasta mi adolescencia, cada día la recuerdo con mucho cariño y nostalgia, fue especial. Ahora tenemos tres perritos que se han convertido en nuestros "niños" mimadosy nos tienen robado el corazón. Por eso te entiendo también. pero como dijo Ghandi: "quien no ha amado a un animal, tiene la mitad del alma dormida"

    Ni que decir tiene que tu receta de hoy me encanta, verde que te quiero verde, ja ja ja!!!
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  31. Encantada de conocerte Kasioles!
    También me quedo por aquí pues alimentan tus palabras y tus platos a partes iguales.
    Gracias por pasar por mi paraíso !

    ResponderEliminar
  32. Kiasoles, me dio ternura tu poema, yo en pandemia perdí a mi perrita, y nunca imagine sentir tanto dolor por su perdida, me encanto tu homenaje a ese amigo incondicional que ama sin pedir nada a cambio.
    La receta me encanto, me gusta mucho los platos con verduras, voy hacerla.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  33. Que tengas un lindo comienzo de semana
    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. ¡Que alegría me da ver que publicas de nuevo! Que tierna la historia del perrito, Aunque las acelgas no sean mis preferidas el plato tiene muy buena pinta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  35. Nuestras mascotas son más fieles que los amigos(as) humanos y nuestro amor hacia ellos es explosivo cuando llegan pequeñines, tuve la experiencia, mi Pulguita cabía en mi bolsa, y estuvo 13 años a mi lado, aun tengo sus cenizas, y por supuesto, su tierno fue recuerdo. Hermoso homenaje a estas criaturas magníficas que nos alegran y reconfortan la vida sin interés alguno.

    Un fuerte abrazo. Que tu semana sea estupenda, más agradable aun con tus ricas recetas.

    Paty

    ResponderEliminar
  36. Es adorable el amor que emana de ti en cada palabra que compartes, en cada gesto hacia quienes te rodean. Ese perro debió ser muy feliz a tu lado, sintiéndose muy querido.
    Muy buena receta.
    Te dejo un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  37. Hola Kasioles, fue agradable recibir tu visita y aquí estoy.
    Tu publicación es muy sensible, ese lazo que se establece con los perros genera alegría eterna y tristezas enorme cuando ya no están con nosotros. Esos animales nos dan salud, es bueno tenerlos como compañía y acariciarlos alivia los días.
    Me gusta tu casa, te sigo.
    Un abrazo.
    NN

    ResponderEliminar
  38. Pues a mi las acelgas me encanta, la verdad es que soy mucho de verduras, me gustan más que las carnes. Te han quedado estupendas. Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Excelente entrada, como sin saber me llevaste desde una historia de un perrito abandonado, pasado por un hermoso poema, y una receta culinaria, para y terminar con el hasta pronto del fiel compañero.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  40. Lindo prato tão bem mostrado e adorei a poesia e historia de Jara!
    beijos, linda semana, chica

    ResponderEliminar
  41. Obrigada pelo seu comentário no meu blog que me deu oportunidade de vir
    apreciar o seu. Gostei da receita mas não lembro de ter comido acelga,
    não sou muito boa com folhas, salvo a alface e couve.
    E a carta adorei! gosto de cartas e desses carinhos que são transmitidos
    via correios,. e de animais domésticos tambem gosto_ temho uma felina
    muito linda.! Grande abraço, Kasioles e bom feriado .
    No Brasil ja começa a folia do Carnaval.

    ResponderEliminar
  42. Hola Kasioles, desde niña, siempre tuve varias mascotas, me casé y seguí igual, ahora soy abuela y no me quito de ellas. Cuando por ley de vida se nos van es doloroso, se aprende a vivir, con el tiempo, sin ellos, jamás se les olvidad. Tu hermoso relato sobre tu perro me emociona, me traen otros recuerdos similares.
    Es un plato casero, tradicional, mi abuela lo hacía así, solo que le añadía pan frito en daditos, lo ponía en el centro de la mesa y cada uno se servía a gusto. Es tan digestiva como saludable, se ve apetitosa..
    Lo que voy viendo me gusta. Ya tienes otra nueva seguidora.
    Gracias por quedarte en mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Por cierto, ¿De qué te suena mi apellido? Sí, es de un personaje muy célebre y soy descendiente de él.

    ResponderEliminar
  44. Linda e sentida homenagem ao seu adorado cãozinho. Os nossos animais de companhia fazem parte da nossa familia, eles são amigos verdadeiros e uma companhia preciosa.
    Nunca comi acelga, irei experimentar a receita pois tem um aspecto delicioso. Obrigado pela partilha.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  45. Magnífica postagem, amiga Kasiolis. O cachorrinho tirou a sorte grande pois,
    deixou você encantada. Toda a postagem, desde a carta para sua mãe, ao poema e aos
    pratos estão perfeitos.
    Uma leitura muito agradável.
    Uma feliz semana, com paz.
    Abraços.

    ResponderEliminar
  46. es como si entre las lunas hubieses colocado amiga kasioles reliquias
    del alma arrobos del cielo azulado cuando las estrellas infunden forman
    su universo de ternura volviendonos viajeros en sus ojos con Jara como
    guia , brilante post Kaisoles me regocijo de encotrarte nuevamente en la
    primera linea de batalla dándolo aqui a tod@s desde remansos de paz
    te doy mi enhorabuena ,deseo de feliz semana entre los tuyos con amistad
    armonia y lirios para respirar, tú amigo atentamente .jr.

    ResponderEliminar
  47. Kasioles que tengas un precioso dia
    Abrazos 😘

    ResponderEliminar
  48. Bonita entrada, desde el principio te engancha, quien no tiene recuerdos de esos que se mantienen grabados para siempre en nuestra memoria, bonito perro, y la receta, pues sinceramente yo que tengo buena boca y me gusta casi todo la veo muy apropiada para después de las fiestas, también no solo buena boca, también me meto en la cocina, o sea que tomo nota.
    Feliz semana.
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  49. adoro este legume ja tenho receitas no meu cantinho mas estas aqui estam uma maravilha gostei muito amigo eu tambem perdi um dos meus coes no ano passado ainda sofro muito por ele pois ele era tudo para nos assim como o seu irmao que ainda esta com nos pois quando se tem amor por eles é muito duro os perder bjs força e coragem feliz semana saude

    ResponderEliminar
  50. Hola, Kasioles.
    Un plato bien completo y rico. Pues a mí sí me gustan las acelgas y con esa combinación que has hecho mas todavía.
    Y me gusta tu mascota... y los versos... y lo que le cuentas a tu madre, en realidad me gusta todo.
    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  51. Yo también tuve un perro, un apso de lasa color champán, lo recogió mi hermano en el rastro de Madrid, precioso y muerto de hambre. Vivió trece años haciéndonos felices, mi hermano se fue al cielo con 19 años y Lucky vivió mucho tiempo hasta que un día le falló el corazón y se marchó a buscarle. Seguro que se encontraron.
    Bienvenida Kasioles.

    ResponderEliminar
  52. Hola Kasioles. Que bonitas palabras le dedicas a tu perro. El plato delicioso. Un placer leerte. Besos

    ResponderEliminar
  53. Hermoso homenaje a Jara, una belleza de perro, que no tengo dudas ha sido un gran compañero para ti. Hermoso poema le dedicaste.
    Toda mi vida he tenido perros y gatos, son grandes e inolvidables compañeros.
    La receta me ha gustado mucho, sin dudas la voy a preparar.
    Un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  54. ¡Qué bonito poema dedicado a tu perro!. ¡Se los coge un cariño infinito!. Yo tuve una perrita que también se llamaba Jara, murió en un accidente, y mi marido y yo lo pasamos fatal. No volvimos a tener perro. Kasioles, te han quedado unas hacelgas de 10, me encanta tu receta. Gracias por compartir. Un abrazo 🤗😘

    ResponderEliminar
  55. Kasioles, precioso homenaje a tu perrito, ellos son familia.
    El plato espectacular, con verduras como me gusta.
    Cariños y besos, que tengas un maravilloso día

    ResponderEliminar
  56. Querida amiga Kasioles
    Começo por agradecer os teus comentários, que me dão sempre tanto prazer!
    Lamento a dificuldade em acederes ao meu blogue. Não sei se não estará relacionado com os problemas que têm surgido nos últimos dias com a minha conta Google. Recebi vários alertas de que "alguém" terá tentado entrar na minha conta, e por isso me pediam para actualizar todos os meus dados. Oxalá tudo fique resolvido e não voltes a ter problemas.
    A tua postagem é muito boa.
    Recordares o Jara é uma delícia. Adorei o poema que lhe dedicas. Sabes que gosto imenso de cães. Tenho uma cadelinha muito pequenina, é de raça Shitzú e eu adoro-a! Está sempre comigo, ao meu colo quando estou sentada, ou então muito perto de mim.
    A receita das acelgas parece-me muito boa. Gosto de acelgas. Vou experimentar a tua receita.

    Deixo-te um abraço apertado com muito carinho.

    Continuação de boa semana.
    Beijinhos
    MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

    ResponderEliminar
  57. Cuando leía la historia de la llegada a tu vida de Jara experimenté el asombro de sentir que compartimos historias similares, porque mi amado Silvestre tiene una historia similar. Se suponía que mi hijo cuidaría por una semana a un pequeño y asustadizo perrito que habían encontrado en la calle, pero pasaron los días y, nos cautivó y nos quedamos con él.
    La receta se ve gustosa y solo cambiaria la acelga por espinacas.

    Un gran abrazo para ti.


    ResponderEliminar
  58. Hola Kasioles,
    que delicia, esta receta me encanto y la voy a hacer, con tu permiso. Ademas el recuerdo de ese perrito, que amoroso! Los perros merecen todos un hogar, ellos son familia, los adoro. Yo tengo un perrito y un gato amarillo y son tan traviesos..! juegan y corren todo el dia. Le dan vida a mis dias.
    Te mando un gran abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  59. A veces estos animalitos dan un poco de ruido y algo de trabajo, pero, te lo compensan con su compañía y como tu bien dices el que comparten contigo esos momentos de tristezas y de alegrías.
    Tienen muy buena pinta esas acelgas, que por cierto me encantan, sobre todo en el cocido.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  60. Siento mucho la pérdida de tu perro. Esas acelgas se ven riquísimas. Gracias por compartir la receta y ánimo

    ResponderEliminar
  61. Qué raro Kasioles, ayer te dejé un comentario y ahora no lo veo. Perdona pero no ha sido culpa mía.
    Esas acelgas ya he tomado nota.
    Feliz finde y un abrazoooo.

    ResponderEliminar
  62. Olá!
    Venho lhe retribuir e agradecer tão carinhosa visita...
    Que receita maravilhosa, deve ficar uma verdadeira delícia!
    Amo cachorros, eu tinha um mas morreu
    Seu nome era Toby.
    Um abraço!

    ResponderEliminar
  63. Hola Kasioles. De nuevo por aquí.
    Cuando se trata bien a un animal suele estar agradecido hasta el final de su vida. Las alcegas parecen riquísimas.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  64. Alimento del cuerpo y alimento del alma. Por qué será que creo que una persona alimenta de la misma forma (sano o insano) cuerpo y alma??? Pero así lo creo. Quien cuida bien su alma, cuida bien su cuerpo. Y viceversa.

    Como siempre, tus recetas son para celebrar. Y los retazos de tu vida que narras son entrañables y ejemplares. De una belleza muy especial. Gracias, querida Ka.

    Y un abrazo enorme, querida amiga!!!

    ResponderEliminar
  65. Bienvenida de nuevo. Las acelgas me encantan, en casa las suelo poner mucho, hay que comer verdura sí o sí, además ahora es buen tiempo para el que guarde la cuaresma.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  66. Kasioles...buenisimas querida...yo las suele poner a menudo, la verdura me gusta mucho y sienta muy bien, pero este puntito que he notado esta vez las hace más apetecibles, me gusta mucho la historia del perriot y el bonito aunque breve poema que le dedicas, eres un cielo
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  67. Hola Kasi .
    Ese anónimo no fui yo , siempre firmo al terminar de escribir porque por la tablet no me permite dejar comentario de otra manera.
    Perdóname la ausencia , pero recientemente sufrí la pérdida de mi suegra y lo pasé bastante mal , poco a poco voy reincorporándome .
    Qué bonito lo que nos cuentas , a los animales se les quiere enormemente . Mi hijo tiene dos perros y son otro más de la familia sin duda mis nietos perrunos.
    Las acelgas es una verdura estupenda y tu propuesta de lo más apetecible amiga .
    Un abrazo.

    Bego de Acordes Culinarios

    ResponderEliminar
  68. Llevaba mucho tiempo buscando una nueva receta con acelgas y esta nos ha encantado a todos!!
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  69. Tengo una historia muy parecida con nuestra Tachi, se lles coje un cariño tremendo. Por cierto la receta deliciosa 😊
    Muchos besos

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS......