Seguidores

domingo, 3 de marzo de 2024

EL GATO DE MI ABUELA Y CHAMPIÑONES CON GAMBAS

 


Querida madre: Llevo días que afloran a mi mente recuerdos de cuando era pequeña, tendría en aquél entonces no más de cuatro o cinco años, todavía vivía la abuela y era ella especialmente la que cuidaba de Chevalier.


No sé quién le había puesto ese nombre (hoy me recuerda al famoso cantante francés de aquél tiempo: Maurice Chevalier) a aquél gato negro, gordo y grande al que yo tenía mucho miedo, lo cierto es que nos llevábamos fatal ¿Recuerdas, madre?



Nunca llegué a saber por qué aquél gato me tenía tanta manía, pero lo que sí recuerdo perfectamente es que corría detrás de mí por un pasillo en forma de ele que iba desde la cocina al comedor y me arañaba los tobillos.



Cierto es que nunca me ha llegado a hacer heridas profundas, pero a mí me hacía chillar y llamar a mi madre a gritos, me ponía con los nervios a flor de piel.

Ahora, ya mayor, reflexiono sobre el comportamiento que tenía aquél gato conmigo y llego a una conclusión, o bien se celaba del gran cariño que me tenía mi abuela o me tomaba por un ratón al que tenía que cazar cuando me veía correr por el pasillo.

Aún hay más gatos en mis recuerdos, continuaré.



CHEVALIER


Ignoro lo que habrá sido de tu vida

en mis recuerdos te has desvanecido

y no es por que aún era muy niña

lo cierto, es que no te he querido.


Lo confieso, Chevalier

tú nunca fuiste mi amigo

hacías Fu en mi presencia

y a mí me asustaba tu bufido.


Yo era una niña alegre

                                                         tú, un gato resentido,

                          si sabías que te huía

  y jamás te molesté

cuando dormías tranquilo…

Dime:

¿Por qué me perseguías

y arañabas mis tobillos?



Y como en este blog siempre hay un plato que estimula el apetito, hoy con restos que tengo en el frigorífico, voy a imitar a mis amigas cocineras que lo aprovechan todo y hacen platos muy interesantes.

Lo mío es algo muy sencillo que se hace rápido y nos salva de algún apuro: CHAMPIÑONES CON GAMBAS.

INGREDIENTES: Ni foto tengo, he ido sacando del frigorífico: Dos gambones, algo menos de una bandeja de champiñones laminados, dos dientes de ajo, unas gambas peladas y congeladas, una guindilla de cayena, medio vaso de vino blanco, aceite, sal y perejil.




PREPARACIÓN:

1- Poner una sartén al fuego con un poco de aceite que cubra el fondo, dejar calentar y añadir los dos dientes de ajo picaditos.



2- Antes de que tomen color añadir los dos gambones, si se tienen langostinos, también se admiten.



3- Cuando los ajos empiecen a tomar color, se añaden también los champiñones.


4- Cuando los champiñones están bien rehogados y se vuelven melosos, es el momento de añadir las gambas, el perejil picado, la guindilla, la sal y el vino blanco.




5- Dejar que todo junto dé un hervor y servir rápido, calentito y desprenderá un aroma que abre el apetito a cualquiera.




Disfrutad de la ración.

Y con este entrante o primer plato tan apetitoso, me despido con cariños como hago siempre y envío a los míos abrazos con el mensaje de que los quiero y llevaré siempre en el corazón.

                 Kasioles



103 comentarios:

  1. Nunca fui amiga de los gatos, no se porque, pero les tengo respeto y miedo cuando los veo cerca de mi.
    Tu plato de hoy sencillo y apetecible.
    Un cariñoso abrazo Kasioles.

    ResponderEliminar
  2. Hola Kasioles. Los gatos me dan respeto quizás por ese caminar silencioso...o por que ellos huelen el miedo? lo cierto es que los prefiero lejos.
    Este plato de gambas si que lo quiero cerca jejeje.
    besinos

    ResponderEliminar
  3. Hola Kasioles. Que divertida historia, a pesar del recuerdo malo del gato, yo tampoco he sido muy amiga de ellos nunca. He podido oír de paso a Maurice Chevalier, ni me acordaba de su existencia. Además, tu receta también me ha interesado, de forma parecida hago los champis, pero la tuya es más rica, así que te la copio descaradamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Amo a los gatos! Son tan ágiles, bellos y tiernos que deleitan nuestros sentidos!
    Pero a mí también me encantan las gambas!... ah!... y cocinadas con tu receta deben ser una joya, ¡un manjar para los dioses!...
    Espero que tu domingo sea hermoso...
    Un fuerte y cariñoso abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  5. Mi estimada Kasioles,
    Recuerdo que yo tuve un gato "negro", de pequeña. Un día me tuvieron que operar, estuve ingresada en el hospital unos días. Cuando volví a casa, el gato lo primero que hizo es pegarme un arañazo en la mano que todavía tengo la marca. Después empezó a ronronear y me comía a besos. Son bastante reconrosos y algo egoistas. Van mucho a su bola.
    La receta deliciosa desde aquí huelo a esas gambas con el ajito frito y el aroma de los champiñones.
    Besos y cariños siempre para ti.

    ResponderEliminar
  6. Bom domingo de Paz, querida amiga kasioles!
    Vídeo lindo de se ouvir.
    Amo gatinhos e já tivemos três quando os filhos eram solteiros.
    Gosto muito de camarão e champion. Deve ter ficado um prato muito delicioso.
    Gosto do modo como conversa com quem você ama: sua mãe. Passa ternura.
    Tenha uma nova semana abençoada!
    Beijinhos com carinho fraterno

    ResponderEliminar
  7. Cuando vivía en casa con mis padres, siempre en cas teniamos gatos.Ellos andaban por los patios y por un corredor, que comunicaba un patio con otro y otra habitación que había a la derecha del segundo patio, en donde encontraban abrigo, para pasar la noche. Siempre jugaba con ellos y salían, en cunto yo los llamaba. Nunca entraban a la cocina y a las habitaciones de la casa.
    Siempre que veo un gato callejero, no puedo evitar recordar aquellos días.
    Que tengas una buena semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Kasioles. Los gatos son muy especialitos, tienen un solo dueño y son muy envidiosos. Y si han tenido mala infancia, son más ariscos todavía. Ellos tienen un sexto sentido, y saben si los tienes miedo, aprovechándose para increparte. Pienso que a tí te pasaba eso con tu gato. A mí me gustan mucho los gatos, me parece animales majestuosos e inteligentes. Respecto a tu receta de gambas con champiñones te ha quedado buenísima. Una combinación perfecta. Besos y buena tarde.

    ResponderEliminar
  9. Ay, querida Ka!!! Cómo me he reído imaginando a una niña pequeña corriendo y gritando delante de un gato... negro!!! Y es que los niños de corta edad (yo imagino una niña de unos tres años, más o menos) cuando se ponen a huír o, simplemente, a correr son para comérselos (a besos, por supuesto!!!)

    He tenido dos sobrinas (hijos no llegaron...) y con las dos (cada una en su edad, pues se llevan seis años), estar en la calle a esa edad que he mencionado era todo un show.

    - Tito, ojemé!!!

    Y salían corriendo con los brazos en alto y un tanto despacio (por la falta de habilidad) confiadas en que se las llevaba el viento. Yo corría las adelantaba y luego hacía como que no sabían donde estaban. Ellas aprovechaban para cambiar de dirección, pero a carcajadas, riéndose del "tito tonto" Jajajaja Lo que disfruté!!! Porque al final las cogía, por supuesto, y entre gritos las comía a besos, como corresponde. A besos y a achuchones. O apapachos, como dicen en México.

    Delicioso relato el tuyo. Por lo que tu cuentas, sí. Y por lo que me has hecho recordar y te he compartido.

    Y si delicosa es tu cocina del alma, la que alimenta el cuerpo no lo es menos. Y es de sobras!!! Qué aspecto más apetitoso!!!

    Un enorme abrazo, querida amiga!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Kasioles, cuando yo era pequeña también teníamos un gato negro. La receta que nos traes me encantará hacerla, pues los ingredientes me gustan. Gracias.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Nunca preguntes por los motivos de un gato, a veces creo que ni ellos mismos lo saben :) Un gato malvado puede ser una criatura horrible, es cierto :)

    Yo tengo por aquí a una gatita negra, la que sale en mi foto del perfil, que es tiene un corazón inmenso con todo el mundo, ni rastro de maldad ... he tenido suerte

    ResponderEliminar
  12. Muy simpática la poesía que le has dedicado al gato de tu historia con él.
    El plato muy rico. Me encantan los champiñones y si es con unas gambitas, pues mejor que mejor.
    Te dejo un abrazo con cariño, y el deseo de que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Kasioles!! Pues vaya con Chevalier, yo creo que disfrutaba viéndote pasarlo mal con sus arañazos y persiguiéndote de niña. Tal vez sólo quería jugar o hacerte rabiar, todo es posibles, pues los gatos, ya se saben están un poco locos, ja, ja. En mi casa siempre hemos tenido gatos, además, en plural, pues al vivir rodeados de monte, mis padres siempre tenían para evitar ratones. Yo ahora en mi casa no tengo, pues mi marido es alérgico a perros y a gatos entre otras cosas. Y nuestros gatos siempre han tenido nombres poco comunes para gato. Los últimos que mi hermana pequeña ha puesto son Baldomero o Efigenia entre otros, así que imagina.
    Y bueno, el plato que nos traes hoy me encanta, pues me gustan mucho los champiñones y también las gambas. Y me los pediría para cenar esta noche mismo, aunque como entrante está muy bien, para mí ya es un plato único para la cena. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo cierto temor a los gatos. Incluso tuve una mala experiencia con uno que me arañó fuertecito en una pierna.
    Ya veo que no tienes muy buen recuerdo de Chevalier...
    La receta me gusta mucho. Sencilla y buena.
    Un fuerte abrazo,. Feliz mes de Marzo.

    ResponderEliminar
  15. Olá, amiga Kasioles. Muito interessante dares o nome de Chevalier ao gato. Cheguei a ver e ouvir Chevalier no cinema. Muito bom poema, minha amiga.
    Excelentes receitas gastronómicas. Gostei bastante.
    Deixo os meus votos de uma ótima semana!
    Beijinhos.

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    Deixo aqui o link do meu novo blogue. Dá uma espreitadela.
    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  16. Amiga, es muy ameno visitarte, me resultan muy entretenidas y bien redactadas tus historias, además del toque culinario.
    Me haces pasar un buen momento.
    Un abrazo.
    NN

    ResponderEliminar
  17. Olá, Kasioles, rssss, adorei ler a história do gatinho, e que lindo esse poema para ele!
    Ficou a dorzinha do gato não ser muito seu amigo!
    Quanto às comidinhas, adoro camarão e com cogumelos, salsinha e vinho branco...
    que delícia de comida! Você sempre apresenta maravilhas.
    Tudo muito lindo por aqui, deixo um beijinho e votos de uma feliz semana!
    🌹🙏🌹

    ResponderEliminar
  18. Nunca faltará la carta a tu madre. Es una nostalgia insoslayable, por esa, en ésta una memoración nada grata: Chevaliier el gato de tu abuela, para quien va el poema, sacando a flote el malestar que te causaba y especulando el origen de su desdén. Y que bien hayas traído al cantante francés, más grato que el gato negro de ti abuela mientras se apuran las gambas bajo las notas de tu canción. Con aprecio. Carlos

    ResponderEliminar
  19. Los gatos tienen unas preferencias bien curiosas.
    Buen plato nos presentas. ;)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Kasioles buenos días.
    Que rico entrante o picoteo que has preparado, estos champiñones con gambas te han quedado de lujo. Muy sencillo como dices, pero muy exquisito
    Un abrazo Paco

    ResponderEliminar
  21. Tierno relato de tu infancia y el arisco Chevalier, es muy probable que haya sido por celos, personalmente me quedan más los perros, será porque lo soy en el horóscopo chino, mi hijo menor es gato y así nos llevamos entre suaves arañazos y tímidos ladridos, pero con cariño, gracias por la apetitosa receta, Kasioles, un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Uyyyu. Yo tengo tres gatos. Cada uno tiene su carácter pero los tres son maravillosos. Pienso que tú gato estaba celoso. Respecto a la propuesta, está receta me parece magnífica. Mañana la hago.

    ResponderEliminar
  23. Yo tuve un gato.. bueno era de mi hermano... Una vez se me enganchó a la pierna y tuvo que venir el médico a cuidarme.. no recuerdo que le sucedió al gato.. pero no, no éramos amigos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Kasi !
    Tu historia me ha recordado a la mía , también me daba pánico uno de los gatos que tenía mi abuela jaja , creo que de aquella temporada me ha quedado la aversión a los felinos .
    De los champis con gambas no dejaría ni la muestra . Es una de mis comidas preferidas.
    Un beso.

    Bego de Acordes Culinarios

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  26. Fantástica entrada, Kasioles, entre las gambas (mis preferidas, absolutamente) y las fotos y referencias y versos a esa deidad llamada Chevalier (quien por cierto, Maurice, era gatero) y que te tuvo mal en tu infancia... Vaya a saber, razones pudieron ser varias, entre las que mencionaste, es muy factible que celara a tu abuela, también que él lo tomaba como un juego al sentir tu miedo o tal vez porque fue agredido, vaya a saber...
    Tuve gatos así y el afecto terminó por reeducarles el conflicto o trauma que trajeran. Sin ir más lejos, mi gata actual , Sessy, suele (cuando no elabora alguna situación cotidiana, se le escapa un zorzal, por ejemplo) o tiene a querer rasguñar o mordisquear, pero el mimo o la caricia inmediata se encargan de su ímpetu agresivo y pronto olvida lo que fuere y se re trasforma en la dulce deidad que todos admiran y nadie puede creer que dentro tenga (lo que todo gato tiene) un ser salvaje y a veces hasta una fiera...
    Abrazo encantado por esta entrada y la exquisitez que enseñas y pondremos pronto en nuestra mesa.


    ResponderEliminar
  27. Un plato exquisito. Me ha encantado el poema a ese gato gruñón y arisco contigo llamado Chevalier. Besicos

    ResponderEliminar
  28. Hola guapa un plato buenisimo que te has preparado con unas sobras, lo del gato me ha gustado mucho yo los adoros besos

    ResponderEliminar
  29. Un post appetitoso! E che meraviglia il gatto !

    ResponderEliminar
  30. Un plato sencillo de elaborar, pero muy lleno de sabor, ay si lo pillara Chevalier, seguro que se haría amigo tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Que malo Chevalier, pero puede que si tuviera celos de tí y por eso te perseguía.
    Ricos tus champiñones. hoy los comimos salteados con jamón y un chorrito de vino blanco. Gracias .
    Buena noche Kaisoles . Y buen marzo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Los recuerdos de la infancia los tenemos grabados a fuego, Kasioles...Tu niña interior sigue acordándose de Chevalier, sin entenderlo...Te diré que en la terraza de casa tengo varios gatos, cada uno es distinto del otro y me alegra verlos cada día subir y bajar. Cuando alguno desaparece me duele bastante, pero la vida es así, amiga...En cuanto al plato que nos dejas es sencillo y muy nutritivo, sin duda..Me alegra mucho verte de nuevo por aquí alimentando el alma y el cuerpo, amiga.
    Mi abrazo entrañable y admirado por tu buen hacer, Kasioles.

    ResponderEliminar
  33. Me pasaba lo mismo cuando era pequeña, con los gatos y sobre todo con los perros. Un nombre muy original para un gato. Exquisito el plato que nos has preparado. Abrazos, Kasioles

    ResponderEliminar
  34. Kasioles querida, por varias veces ayer intenté dejarte un comentario y siempre me daba error, algo andaba mal y no pude hacerlo.
    Lo del gato me ha hecho reir una enormidad, yode pequeña, tuve uno que me marcó casi en el tobillo con su dichoso arañazo, el poema es un gozo leerlo, pero el plato que nos dejas esoy loquita por probarlo, ya te diré como me sale, eres polifacetica, nos regalas de todo un poco y te lo agradezco en el alma amiga mía
    Te dejo un fuerte abrazo con cariño y admiración

    ResponderEliminar
  35. Yo nunca he tenido gatos, pero si recuerdo que en casa de mi abuela siempre había por lo menos uno, claro que eran un poco más dóciles que este.
    El plato me ha encantado, sencillo y muy rico.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  36. Hola Kasioles, me sorprende que el gato te haya tenido tanta maña, es extraño, toda mi vida tuve gatos desde muy pequeña y ahora tengo dos que son mis amores, muy inteligentes, perspicaces, cariñosos. Me quedé pensando y si pudieron ser celos o tal vez al ver que le tenías miedo se sintió dominante y se divertía persiguiéndote, una pena realmente porque son maravillosos.
    El plato que hiciste con restos, me pareció fantástico, yo hago algo parecido al que le agrego unas espinacas y acompaño unos spaguettis con eso, quedan muy ricos, pues gambas y champiñones me encantan.
    Un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  37. interesant lo que cocinas mesio desprolijo pero en fin Me voy saludos mujer y se feliz

    ResponderEliminar
  38. Interesante historia, me gustan todos los animales los perros mas que los gatos, las aves y pájaros mas todavía pero los champiñones con gambas aún me gustan mas.
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  39. Kasioles, es curioso cómo a veces afloran los recuerdos, en este caso tus aventuras con el gato, con el que veo que no te llevabas muy bien que digamos jajaja

    En cuanto a la receta, combinar champiñones y gambas suena de maravilla, tu plato se ve estupendo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  40. Olá, amiga Kasioles.
    Passando por aqui, agradecendo a visita ao meu novo blog, e desejar a continuação de feliz semana, com tudo de bom.
    Beijinhos!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  41. ¡Madre mía!!, qué buena pinta tiene los champiñones

    ResponderEliminar
  42. No me gustan los gatos, pero tuvimos uno un Siamés: qué malo era jajajaj

    ResponderEliminar
  43. Recuerdos que regresan... Tiene toda la pinta de que Chevalier te tenía celos... o ¡Dios sabe!... los gatos son muy suyos como habrás ya comprobado después, es quizás eso lo que admiramos de ellos, que van a su bola... me encanta como lo has relatado, ese punto de humor... y la receta que no falte... gracias mil, Kasioles, un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  44. Kasioles veo que estas bien
    Hace mucho que no te veo en mi blog
    Abrazos inmensos

    ResponderEliminar
  45. Qué buen plato. Me ha dado ganas de hacerlo con setas de caldo que tengo congeladas, langostinos también tengo y gambas, así que lo mismo cae mañana. Muchas gracias por la sugerencia.
    Siempre es un placer leerte.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  46. Olá, amiga Kasioles, parabéns por essa belíssima postagem.
    Gostei desta sua história, com 4 anos de idade, com o seu gato,
    estando junto com sua mãe e sua avó.
    Além disso, há na postagem a referência ao grande artista francês
    Maurice Chevalier, que ainda pode ser visto em seus filmes pelo Youtube.
    Também gostei dos camarões com cogumelos.
    Uma ótima semana, com saúde e paz.
    Abraços, amiga.

    ResponderEliminar
  47. A saber lo que quería el minino de ti: o eran celos o eran celos, me temo. El caso es que no congeniabais. En fin, los animales son así.
    Un beso

    ResponderEliminar
  48. Que lástima que estes enojada siempre lo estuviste conmigo
    Me río no entiendo nada pero te deseo lo mejor

    ResponderEliminar
  49. Interessante essa lembrança do gatinho Chevalier que não gostava de si, provavelmente teria sim, ciumes do carinho que a sua avó lhe dava.
    Lindas as imagens e o poema dedicado ao Chevalier.
    Que delicioso aspeto tem esse prato com camarões e cogumelos.
    Obrigado pela partilha
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  50. Olá amigo Kasioles
    Não gosto muito de gato, prefiro cachorro, mas acho os gatos muito lindos.
    Sobre a receita achei um máximo deve ter ficado delicioso, obrigada pela dica. Abraços e bom restinho de semana.

    ResponderEliminar
  51. Estupenda entrada, siempre me gustó el estilo de Chevalier, y casi siempre tuve gatos, desde la infancia.
    Bonitos recuerdos me has traído.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  52. Besitos amigos Me voy de ls b,ogs pasaron de moda hoy estan aburridos
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cual es ahora la moda?
      Te mueves a la moda, o por criterio propio?

      Eliminar
  53. Adorável a cartinha que fala desse felino que amo muito !
    E a receita maravilhosa ,Kassiolle
    Deixando um forte abraço, desejando bons dias

    ResponderEliminar
  54. Lindo post dedicado aos seus avós...Conheço bem Maurice Chevalier.
    Cogumelos e gambas também gosto ! Gratinado no forno também é muito bom !
    Gracias pela visita !
    Anna

    ResponderEliminar
  55. y volveré Kasioles el gato es mi pasión , ..pero hoy vengo darte lirios y gilcineas rojas de ilusión feliz dia Kasoles tú amigo .josé ramón.

    ResponderEliminar
  56. Olá, Kasioles.
    Gostei da sua presença no Parapeito :)
    Li com muito gosto, tudo o que escreveu.
    Gosto muito de gatos. Tenho duas em casa,e vários pela quinta.
    Bonito o Chevalier. Tenho cá um que se chama , mau-génio :)
    Tenho cães e gatos. Uns não são melhores que outros. Cada um tem o seu encanto.
    Gostei muito desta publicação e ficou água na boca com a sua receita.
    Vou gostar de andar por aqui.
    Brisas doces **





    ResponderEliminar
  57. Deliciosas lembranças e delicioso prato!

    Beijos.

    ResponderEliminar
  58. Olá, amiga Kasioles,
    Passando por aqui, para desejar um bom fim de semana, e um feliz dia internacional da mulher!
    Bejinhos!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com
    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  59. Kasioles, querida amiga
    Achei muita graça à história do Chevalier. E fizeste-me lembrar um gato que a minha filha teve (já morreu) que era desse género. Caminhava ao nosso lado no jardim com o ar mais inocente deste mundo. De repente, sem qualquer razão aparente, atirava-se aos nossos calcanhares e arranhava-nos. Não podia ser por ciúmes porque não havia qualquer outro animal lá em casa, nem crianças pequenas, nada! E ele passava todo o tempo no quintal. Acho que ele era meio maluco...
    Agora (a minha filha vive comigo) temos um amarelo, muito meigo. Chama-se Nicolau. Gosta muito de colo, e dá-se muito bem com a Daisy, a minha cadelinha.
    Depois de almoço faço sempre um descanso. O meu sofá dá para estender as pernas. Então, a Daisy dorme em cima das minhas pernas e o Nicolau em cima do meu peito.
    Eu já disse à minha filha: qualquer dia eu sufoco debaixo dos animais! 😃
    Por enquanto até sabe bem porque está frio e eles são muito quentinhos... Mas chegando o Verão vão ter que dormir noutro lado.

    A tua receita de hoje também me parece deliciosa. Tem todos os ingredientes de que eu gosto.

    Quero agradecer-te, do fundo do coração, o teu cuidado com a minha saúde. Felizmente estou passando bem, as forças vão voltando (lentamente...), e tu sabes como são estas doenças, nunca se está completamente descansado...
    Vivemos um dia de cada vez, com esperança no futuro.
    Agradeço-te também as tuas palavras de carinho, que enchem o meu coração de bem estar.
    Obrigada, minha querida.

    Bom Fim de Semana.
    Beijinhos
    MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

    ResponderEliminar
  60. No me extraña que el gato fuera tras de ti, verás:
    Mi gatita, la cogimos cuando era bebé y mi hijo tendría 4 años. pues bien, se metía mucho con ella y claro ella le atacaba. Así pasaron muchos años y para no alargarme, te diré que despues fue al que más quiso. Se llamaba Rufa, de ahí el nombre de mi blog, le dio cáncer de mama, la operamos y a los tres meses murió. Quieres creer que estando tan malita iba al cuarto de mi hijo(que ya era mayor), y le buscaba?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Para ser restos de la nevera te ha salido un platino de fábula... bien me comería ahora una tapita...muchos besos

    ResponderEliminar
  62. Hola! Acabo de llegar por casualidad a tu blog y me quedo sin dudarlo porque esa mezcla de vivencia, relato, y receta, me ha conquistado! Ese plato es uno de mis favoritos, se me ha hecho la boca agua al verlo! Y además es receta de aprovechamiento. Y lo del gato de tu abuela claramente eran celos! Yo tenía una urraca que me pica el culete cuando era chica jajaja, se ponía en el palo de la silla cuando estaba comiendo y me daba picotazos, y yo comiendo y llorando y la dichosa urraca que no se quitaba!!!! Pues nada, por aquí me tienes como nueva seguidora, si te apetece pasarte por mi blog estaré encantada, y si te gusta lo que ves y quieres suscribirte, genial! Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  63. Como siempre genial el escrito a tu madre. Siempre he tenido gatos, pero no en casa y siempre fueron cariñosos, de pequeña tuve uno que por la noche me esperaba entre las macetas y me saltaba a los pies, me asustaba mucho, pero nunca me arañó. Ahora no tengo, pero los de los vecinos me dañan el jardín. La receta me parece muy buena. Besos.

    ResponderEliminar
  64. Ese gato..! jajaja te perseguia, son tan territoriales..! seguramente se ponia celoso, si!
    Tu receta me hace agua la boca, es esplendida y muy sencilla de preparar, me gusto mucho.
    La cancion de Chevalier, un icono que traspasa los limites del tiempo, la siento entrañable.

    Querida Kasioles, ya se que es muy tarde, quizas ya sea el dia siguiente pero: Feliz dia de la Mujer, hoy, mañana y siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  65. Chevalier que nombre más bello para un ser tan famliar
    aunque arañe tiñe de humildad el es amo de la casa y
    pasa todo el dia reconocimientos ,negros son como los
    osccuros rubis del infinito y su mirada enternal anhelo
    de proscrito silencio que a tí Kasioles aún le has de recor-
    dar tú abuela era sabio en ello , no sigo pues tengo el mio
    bastante mal y son muchos los años a su lado ...pronto ya
    el otro será ...buenas noches Kasioles y que la luz del infi-
    nito eché un cable y ella hableis vosotros todos y Chevalier.jr.

    ResponderEliminar
  66. O gato Chevalier te amava. Só não tinha o dom de cantar para ser apreciado (hi,hi,hi).
    A tua receita será uma das minhas experiências logo que seja oportuno. A minha pena é que, no Post, não se sentia o perfume da fritura.
    Obrigado por mais esta partilha da sabedoria e experiência.
    Parabéns.

    Beijo,
    SOL da Esteva

    ResponderEliminar
  67. Camarão e cogumelo,essa combinação e perfeita.
    Beijos

    ResponderEliminar
  68. Que alegría me da cuando una amiga me hace una inesperada visita. Somos una gran familia a través de los blogs. Nos encariñamos con la gente como si fuera presencial. Eso me anima seguir adelante.
    Cuando vi el título pensé que el gato entraba en la receta. No me extrañaría. En mi casa se cocinaron y comieron gatos que le traían a mi madre para que los cocinase y se los comían.
    "Gato por liebre"
    Pues el gato mas cariñoso y que más me duró, era igualito a ese. Se me murió el año pasado y tengo un poema dedicado a él también.
    La receta me encanta. Hoy en fía hago otra clase de comidas pero si me ponen tu plato delante, me lo como sin pensar en mi dieta.
    Un abrazo muy fuerte y feliz primavera.

    ResponderEliminar
  69. Hola Kasioles. Aún sigue la fiesta aunque por suerte ya solo queda mañana. No somos muy festeros y la verdad es que 9 días de fiestas cansan un poco aunque reconozco que, para quien le guste, deben ser pocos. Estar a todas horas oyendo, ruidos, petardos, cohetes, bullicio de la gente y no poder ir por donde quieres al estar cortadas muchas calles hace que yo, al menos, esté deseando que finalicen. Ya solo falta un día 🤣🤣.
    Me da la impresión que aquel gato no era santo de tu devoción, te diré que los gatos no son animales por los que pierda el sentido, mi cuñada tenía una gata y cada vez que me veía salía como alma en pena 🤣🤣, debía ser porque imaginaría el poco aprecio que le tenía 🤣🤣.
    Pero te diré que a estos champiñones con gambas mi aprecio sería infinito porque además de gustarme su acompañamiento le da un plus mayor para disfrutarlos. Un plato delicioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  70. Hola, mi querida amiga. Acabo de leerte, leerte y ver estos gatos... Chevalier... Tu graciosa y bonita poesía, me has sacado una sonrisa, que desde hace cuatro meses, no me salía. Gracias, Kª. Es un interesante post, desde principio a final con esa receta sencilla fácil de hacer, no cae en saco roto, es ideal, hacerla para mí sola.

    Quiero decirte que yo también tengo un recuerdo de un gato que me araba, siendo niña. Y tengo otro recuerdo bueno de una preciosa gata que en aquellos tiempos de guerra y posguerra, aparecía en la cocina con un conejo en su boca, pero vivo, eh¡ mas de una vez. era una gran cazadora, nuestra casa lindaba con el monte y cerca un gran Canabal. La pobre gata no tubo suerte, me la mataron, el disgusto que me lleve me puso enferma, yo solo tenía 6 años.
    Bueno perdona que te de la lata con mis cosas. es que mientras escribo me entretengo.

    Un abrazo largo lleno de gratitud y buena amistad. Amiga Kª.

    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
  71. Vou começar pela receita neste aproveitar o que tem e fazer um lindo prato.
    O gato ciumento é muito interessante nesta postagem, mas é muito bonito.
    Um lindo domingo de feliz semana Kassioles.
    Abraços e paz.

    ResponderEliminar
  72. Los gatos son seres muy especiales. Tienen su carácter y, a veces, son un poco agresivos como consecuencia de ser destetados en forma temprana, eso les produce un cierto trauma y los hace variar su comportamiento y, si además, él percibía tu miedo le provocaba atacar, pero en general los gatos son muy querendones y amigables.
    Tu receta uno de estos días la probaré, se ve deliciosa.
    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  73. Hola Kasioles, he llegado a tu blog para agradecerte el bello mensaje que me dejaste, me emocionan tus palabras y me encantan tus platos, que como el de hoy se comen con los ojos.
    Sobre Chavalier el gato, es raro que te molestara tanto, es seguramente que tu presencia le robaba un poco del cariño y los mimos de su dueña, ellos son celosos y se sienten dueños de la casa en que viven.
    un abrazo grande desde un Buenos Aires soleado y bello.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  74. Hola Kasioles. Gracias por compartir con nosotros estos recuerdos y esta apetitosa receta. Cariños.

    ResponderEliminar
  75. Hola Kasioles, yo creo que te tomo por un ratoncillo y queria jugar contigo:), yo tuve un gato, era mezcla de siames y persa, era muy cariñoso, siempre lo tenia pegado a mi, parecia un peluche, me decian que me habia tocado la loteria con el ya que suelen ser muy independientes, pero el no lo era, todo lo contrario, lo pase muy mal cuando murio.
    La receta que nos dejas es muy facil de hacer y se ve muy sabrosa, a tener en cuenta, que tengas un buen inicio de semana querida Kasioles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  76. Hola, Kasioles.
    Me has hecho reír con el gato de tu abuela y tú delante de él como si fueras un ratón como tú dices. El poema muy bonito.
    Y las gambas... al principio pensaba que lo ibas a cocinar con el gato, jajaja. El caso es que dice: cómeme. ¡Delicioso! He pasado un ratito muy agradable entre una cosa y otra.
    Te dejo un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  77. Kasioles, me gustan mas los perritos pero los gatos son especiales.
    Exquisita receta, me dio apetito con solo mirar esos platos.
    Me encanta tu blog
    Abrazos y besos que tengas un buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  78. Olá amiga Kasioles,
    Passando por aqui, para desejar uma feliz semana, com tudo de bom.

    Beijinhos!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com
    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  79. No recuerdo haber tenido problemas con los gatos de casa y si algún familiar le tiene como mucho no se me acerca, pero si que son muy especiales.
    Si me has hecho mas visitas no lo recuerdo aunque tu nombre quizás lo vi en algún comentario en otro blog.
    Gracias por tus palabras en el mío siempre serás bienvenida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  80. ¡Hola, Kasioles! Chevalier tenía los rasgos típicos de los gatos. Son extremadamente independientes, y esto les hace ser huraños, y a veces, hasta agresivos.
    El poema refleja muy bien los recuerdos que conservas desde niña.
    Un plato rápido, rico y muy saludable.
    Tu amable y cariñoso comentario que me has dejado en mi rinconcito, se ha cruzado con mi última publicación: Torrijas de chocolate con frutos secos.
    Eres un sol, respetuosa, amable, y cariñosa. Muchas gracias. Bstes.

    ResponderEliminar
  81. Kasioles, de dejo un saludito , que tengas un bello día amiga mía
    Abrazos y te dejo un beso

    ResponderEliminar
  82. Bellissimo questo tuo ricordo d'infanzia.
    Secondo me non avevi problemi con il gatto ma lui semplicemente voleva giocare.
    Grazie mille per la ricetta super deliziosa

    ResponderEliminar
  83. Adoro i gatti, sono degli animali molto particolari.
    Bella la ricetta che hai proposto, il piatto è davvero invitante.
    Grazie della visita al mio blog, un saluto

    ResponderEliminar
  84. Hola Kasioles,
    Precioso el gato!!
    Y esta combinación de champiñones y gambas, genial.

    Un abrazo ♥

    ResponderEliminar
  85. Molto bello questo tuo ricordo e mi piace anche il piatto che hai preparato :) Grazie per essere passata da me. Un abbraccio

    ResponderEliminar
  86. Olá, amiga Kasioles,
    Passando por aqui, para agradecer a visita e gentil comentário,
    e deixar os meus votos de um feliz fim de semana, com tudo de bom.


    Beijinhos!

    Mário Margaride


    http://poesiaaquiesta.blogspot.com
    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  87. Hola Kasioles!. Cierto es que a veces juegas con los ingredientes que tienes y sale un buen plato como nos has demostrado, menudo plato de aprovechamiento.
    Te escribo.
    Un fuerte abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  88. Passando para lhe desejar um feliz domingo, Kasioles,
    e dar mais uma olhadinha nessa comida maravilhosa...
    Adoro fazer essa receita! A sua está mais completa, peguei
    uns segredinhos a mais.
    Beijinho

    ResponderEliminar
  89. O comportamento do seu gato não difere do comportamento de muitos outros gatos. É claro que nem todos são pacíficos ou meigos.
    O prato que partilha connosco é ma boa solução para aproveitar o que ainda tinha no frigorífico.
    No aproveitar é que está o ganho.
    Bom fim de semana.
    Abraço de amizade.
    Juvenal Nunes

    ResponderEliminar
  90. Aquí te dejo mi abrazo sincero... acordándome de tí, pasé a leerte y disfrutar de tus recetas y letras...y me marcho, como siempre, con la sensación de haber pasado un rato como en casa.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  91. Querida amiga, vengo a despedirme, he cerrado mi blog por motivos íntimos.
    Quiero agradecer tu amistad y tus bellos comentarios en mis relatos.
    Te dejo un gran abrazo.
    Que tengas hermosa vida.
    NN

    ResponderEliminar
  92. Olá :)
    Venho agradecer a passagem no Parapeito e reler mais uma vez suas palavras.
    Fiz para a almoço a sua receita de camarões com cogumelos. Todos cá em casa adoraram, até a nini (gata) :)
    Uma boa semana.
    Abraço e brisas doces **

    ResponderEliminar
  93. Estimada
    me hiciste reir con esta historia, tienes algo con los gatos como yo, me gustan a medias y casi nada...acá guerreo con ellos porque me ensucian y desbaratan mi jardín...la paso pésimo limpiando y son ajenos, llegan a mi casa no uno ,sino hasta reunión de gatos he tenido, jajaja!
    Hay uno que es muy mono , ya que es mezcla de gato silvestre y de casa...tengo para escribir historias de esos mininos.
    Claro , pero también hay unos que les aprecio mucho , como son los gatos de mi hermano, que igual me aprecian y me ronronean.

    Muy buena se ve esa comida, como todo lo que entregas aquí.
    Tengas una gran semana!

    ResponderEliminar
  94. Afortunadamente mis experiencias con los gatos han sido mucho más positivas que la tuya. Pero este rico plato calma con creces tus malos recuerdos y nos hace salivar. Besitos.

    ResponderEliminar
  95. Kasioles, hermosa entrada, nunca tuve gatos, prefiero los perros .
    Tu plato se ve exquisito, gracias por compartir historias y recetas que voy a llevar a la practica.
    Cariños y besos mi querida amiga, que tengas un buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  96. Hola Kasioles, muy bello blog, he quedado encantada. Me has hecho acordar que cuando niña le temía a un gatito de mi abuela, y de paso me llevo una rica receta de comida. Gracias!!! Volveré...

    ResponderEliminar
  97. Yo no tengo animales en casa, aunque me gustan mucho, mi hijo si que tiene una gatita, y es muy linda. Tu plato se ve muy rico y sabroso, además de ser bien sano. Un saludo

    ResponderEliminar
  98. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  99. Hola Kasioles. Me encantó tu pots.
    La verdad que el gato de tu abuela es difícil de saber por qué te arañaba los tobillos. Es extraño, puede ser lo que tu dices, celos por el cariño de tu abuela...
    No he tenido nunca animales en casa. Hace muchos años, tuve un perro. Algúnos jansthers, tortugas, peces y pájaros.
    Los champiñones con gambas es una delicia para comer en cualquier momento. Me encanta. Se me hace la boca agua. Riquísima la verdad.
    Un abrazo enorme
    Mónica

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS......